Carlota y Gad Elmaleh
Carlota y Gad Elmaleh - ABC

La separación entre Carlota Casiraghi de Mónaco y Gad Elmaleh se está «avinagrando» con flecos dramáticos

La situación se complicó cuando Carlota comenzó a salir con Lamberto Sanfelice, desde el otoño pasado

Corresponsal ParísActualizado:

La separación física permite a Carlota y su ex pequeñas y grandes maldades cuya primera víctima es el pequeño Raphaël Casiraghi (2 años desde el 17 de diciembre pasado), llevado y traído entre Mónaco, París, Roma y Nueva York con una ligereza padres «ocupadísimos». Mientras Carlota vivió en París, sola o discretamente acompañada, Gad Elmaleh podía visitar a su hijo con relativa facilidad, incluso cuando estaba en los EE. UU. (Nueva York, esencialmente) por razones de trabajo artístico.

La situación se complicó cuando Carlota Casiraghi comenzó a salir con Lamberto Sanfelice, desde el otoño pasado. Gad Elmaleh podía aparecer por la casa parisina de su ex con relativa rapidez: ella y su nuevo «novio» podían desaparecer durante unas horas, propiciando una relativa intimidad entre el niño y su padre. Aspirante a «director de cine», Lamberto Sanfelice apreciaba tal situación de manera muy moderada. Y ha terminado convenciendo a Carlota de instalarse en Roma, complicando repentinamente las relaciones entre Gad Elmaleh y el hijo de la pareja disuelta.

De común acuerdo, una niñera acompañó a Raphaël Casiraghi hasta Nueva York, recientemente, con el fin de facilitar varios días de intimidad pasajera entre el niño y el padre. Tras dos o tres días de intimidad circunstancial, otra niñera trasladó a Raphaël Casiraghi con su madre, ya instalada en Roma con su nuevo «novio».

A caballo entre París y Nueva York, donde presentó, en su día, un espectáculo propio, Gad Elmaleh aprecia moderadamente la instalación en Roma de su «ex», consumando un alejamiento físico más profundo de su hijo. El humorista franco-marroquí quita hierro al fantasma de la tragedia, con frases de este tipo: «Marruecos es mi madre, Francia es mi mujer y Nueva York es mi amante». Su hijo vive en Roma, en casa de su madre, que hoy tiene otro «novio».

Carlota y su pequeño
Carlota y su pequeño- ABC