El cantante de Sabadell durante su entrevista con ABC para presentar el álbum «Vía Dalma III»
El cantante de Sabadell durante su entrevista con ABC para presentar el álbum «Vía Dalma III» - ERNESTO AGUDO

Sergio Dalma: «Lo que me cuenta mi familia me hace sentir rabia e impotencia»

El artista catalán, que lanza un nuevo disco de baladas italianas, muestra su preocupación por la crisis institucional

MADRIDActualizado:

Sonriente y, según asegura, con la misma ilusión de aquel chico de 16 años que se curtió como vocalista de pueblo en pueblo y de orquesta en orquesta, Josep Sergi Capdevilla Querol, más conocido como Sergio Dalma, ha presentado esta semana en Madrid su último trabajo discográfico: «Vía Dalma III». Con este álbum cierra una trilogía de homenaje a las grandes baladas italianas, que él interpreta en español y de manera impecable gracias a su inconfundible voz rasgada. Son las canciones con las que creció y con las que más cómodo se siente.

Como si las tres décadas que lleva en los estudios de grabación y en la carretera no fueran con él, el artista catalán, que acaba de cumplir 53 años, mira hacia atrás y lo tiene muy claro: «Después de tanto tiempo, sigo haciendo lo que me gusta. Me siento muy feliz. Estaba ilusionado por dar a conocer a los medios lo que he hecho. Hay artistas como Serrat, Julio Iglesias, el Dúo Dinámico… que aún llevan más años que yo y no han perdido esa confianza. Es la clave», explica en su entrevista con ABC. No le importa el número de discos que ha vendido; de hecho, asegura desconocer cuántos han sido a lo largo de su carrera musical desde que despuntara con el tema «Esa chica es mía» -han sido, aclaramos, 4 millones-. Lo único que ambiciona es mirar hacia delante.

Lleva décadas en los escenarios, pero Dalma no se plantea, ni por un segundo, el retiro. Aunque advierte: «Si subiera al escenario y no pudiera ofrecer lo que realmente soy, para mí sería un engaño. Pero, bueno, veremos de aquí a diez años cómo me encuentro. De momento sigo en forma». Y explica que en buena parte es gracias a esas generaciones nuevas que llegan pisando fuerte y que le ponen las pilas, pues, al final, «también aprendes de ellos. Hay mucha gente con talento en este país».

Momento crítico

La espléndida y sempiterna sonrisa de Sergio Dalma desaparece por un instante en cuanto se le menciona la delicada situación que atraviesa Cataluña y, por extensión, España. Pese a que lleva viviendo más de 26 años en Madrid, su corazón sigue anclado en Sabadell (Barcelona), de donde es natural. «Estoy muy preocupado. No te hablo como Sergio Dalma, sino como Capdevilla. Y, como yo, lo estamos el cien por cien de los españoles. Lo que más me angustia es que no se vislumbra una situación de acercamiento y de diálogo, que es lo que la mayoría de la gente quiere. Una labor que es función de los políticos a los que votamos», comenta. También opina que no se comprende por qué ahora quieren buscar a un mediador internacional, cuando «en España siempre nos hemos caracterizado por hablar las cosas en casa y entendernos entre nosotros».

Sobre el 1-O, subraya que no es independentista. «No estoy a favor de un referéndum ilegal, pero pienso que si hubiera habido un referéndum pactado en su día, en el marco de la legalidad, no se hubiera llegado a este punto». Y añade: «En el fondo todos estamos viviendo un momento tremendamente crítico. Lo que me cuentan mis amigos y mi familia me hace sentir impotencia y rabia. Aunque menos mal que, en estos últimos días, la gente está más sensibilizada en decir: ‘‘Oye, esto no puede ser y hay que buscar acercar posturas’’».