Victoria Beckham, Tom Cruise y Katie Holmes en un partido del Real Madrid en 2005
Victoria Beckham, Tom Cruise y Katie Holmes en un partido del Real Madrid en 2005 - EFE

Victoria Beckham y el Mundial 2006: cuando las WAG inglesas asaltaron el mundo de la moda

Extensiones, marcas bien visibles, taconazos... La mujer de David Beckham, Cheryl Cole o Coleen Rooney revolucionaron la forma en la que son tratas las parejas de los futbolistas

MADRIDActualizado:

Baden Baden, año 2006. Un grupo de mujeres visitan el spa más conocido de Alemania mientras sus parejas están concentradas con la selección inglesa, que disputa esos días el Mundial de fútbol. A la cabeza del grupo va una mujer atractiva, morena, encaramada en unos tacones de firma y con gafas de sol que le tapan media cara. El bolso, un Birkin de Hermès.

Victoria Beckham, Cheryl Cole, Coleen Rooney. Ese día, el Birkin de la ex 'spice' y el estilismo de las WAGs británicas marcó un antes y un después en el trato que recibían las parejas de los jugadores. Hasta entonces, solo eran conocidas las que tenían una carrera propia: eran cantantes, modelos, actrices. El resto pasaban totalmente desapercibidas.

El viaje a Baden Baden se planificó como un entretenimiento para las parejas de los jugadores. No debería haber sido noticia, pero los tabloides lo convirtieron en portada. Los 'looks' con logos bien visibles, los cambios de vestuario a lo largo del día y, por supuesto, los hábitos de compra de Beckham & Cia. fueron de lo más comentado.

Victoria Beckham en un partido del Mundial 2006
Victoria Beckham en un partido del Mundial 2006- AFP

Gastos de 4.000 euros en Chanel, Coleen Rooney -entonces McLoughlin- comprando 300 euros de accesorios, Louise Owen luciendo un bolso de Chloe de 2.000 euros... Eso sin mencionar los 60 pares de gafas de sol que lució Victoria Beckham a lo largo de l viaje, todas ellas de firmas que iban desde Versace hasta Roberto Cavalli.

El álbum de las WAG comprando compulsivamente y luciendo diseños de Louis Vuitton o Prada dio la vuelta al mundo. No había críticas -sus maridos ingresaban cien veces más en el terreno de juego-, solo sorpresa por el escaparate humano para las firmas de lujo. Los medios empezaron a poner el foco en esa selección paralela que hacía las delicias de fotógrafos y prensa amarillista. Hasta que Coleen Rooney se coló en la portada de «Vogue».

La revista fue criticada hasta la saciedad por dar un espacio tan importante a una joven desempleada solo por ser la pareja de Wayney Rooney. Doce años más tarde nadie duda que un posado de Georgina Rodríguez, pareja de Cristiano Ronaldo, únicamente puede ir en portada.

Las parejas de los jugadores del Real Madrid en la final de la Champions League
Las parejas de los jugadores del Real Madrid en la final de la Champions League - TWITTER

El viaje a Baden Baden en 2006 cambió el concepto que existía de las parejas de los futbolistas. Las firmas empezaron a fijarse en ellas como las mejores anunciantes en el evento deportivo más seguido del mundo. Las revistas querían saberlo todo sobre ellas. Y eso que todavía no existía el término WAG.