Shakira junto a su pareja, el futbolista Gerard Piqué
Shakira junto a su pareja, el futbolista Gerard Piqué - GTRES

La vida de Shakira en Barcelona durante los años que no declaró a Hacienda

Los recibos de la peluquería delatan a la cantante, quien ha dicho que residía en Bahamas entre 2011 y 2014, mientras continuaba en la ciudad condal

BARCELONAActualizado:

«Si es cuestión de confesar» es la frase inicial del tema musical «Inevitable», que aún resuena en los oídos de los fans de la cantante colombiana Shakira. A punto de cumplir 41 años el próximo viernes 2 de febrero, mismo día en que su pareja, Gerard Piqué, alcanza los 31, la intérprete deberá hacer honor a su tan mentada canción y deberá «confesar» cuáles fueron las razones que la llevaron a no abonar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) durante un período de cuatro años -entre 2011 y 2014-, tal y como la acusa la Fiscalía española. En esos tiempos, se consolidaba la relación entre la artista y el jugador del Barcelona FC, que comenzó en 2010 en el marco del Mundial de Sudáfrica. Este periódico que puso en contacto con el estudio Price Waterhouse Coopers (PWC), a cargo de la defensa de la cantante, pero desde la firma señalan que no están dispuestos a brindar información, aunque confirmaron que trabajan para la colombiana.

La razón por la que la Agencia Tributaria realizó una denuncia a la de Barranquilla es que la artista habría mantenido su residencia fiscal fuera de España, a pesar de estar viviendo en territorio ibérico. Curiosamente, la cantante declaró a Hacienda que residía en Bahamas -islas consideradas un paraíso fiscal-, aunque existen pruebas fehacientes de que en este período vivía en Barcelona. Una de las principales, el recibo de la peluquería que frecuentaba.

ABC se ha comunicado con la peluquería catalana Jordi Ripoll, situada en Barcelona, y de la cual se vio salir a la cantante en reiteradas ocasiones, y desde el negocio afirman que «sí, fue clienta de este lugar, aunque hace y varios años». Una de las imágenes que la muestran abandonando este espacio situado en el número 3 del Carrer de Bori i Fontestà data de 2011, año en el que supuestamente residía en Bahamas. Incluso, uno de sus cambios look más atrevidos lo realizó en esta misma peluquería, que, por casualidades de la vida, comparte apellido con la madre de Shakira, de ascendencia catalana: Nidia del Carmen Ripoll.

Meses más tarde, en marzo de 2012, se hizo viral un vídeo que mostraba a la artista bajándose de su coche con la radio a todo volumen en mitad de la calle, algo que ocasionó un caos de tráfico en la Ciudad Condal, lo que muestra que Shakira conducía como una más en la capital catalana.

Algunas imágenes publicadas por Piqué en su perfil de Instagram durante los cuatros años en los que Shakira aseguraba vivir en Bahamas exhiben escenas hogareñas de la colombiana y el defensa español en Barcelona. Difícil es, además, imaginar que a partir del nacimiento del primer hijo de la pareja, Milán, a finales de enero de 2013, sus padres vivieran en países diferentes, algo que desmiente el argumento presentado por Ezequiel Camerini, abogado que defendió a la cantante cuando en noviembre de 2017 salió a la luz que su nombre aparecía vinculado a los «Paradise papers», causa que involucró los nombres de cientos de famosos que tenían parte de su dinero en paraísos fiscales. En su momento, el letrado aseguraba que Shakira había pasado la mayor parte del tiempo en diferentes países y que su defendida tenía una propiedad en las islas Bahamas desde 2004. Aquí continúan las incongruencias, dado que la cantante declaró a Hacienda que residía allí desde tres años antes, desde 2011.

Sociedad en Malta

Algo tendrán los archipiélagos que despiertan el interés de Shakira, además de la playa. Aparte de no existir hasta el momento pruebas de que la colombiana residiera en Bahamas, la cantante realizó el traslado de sus derechos intelectuales y marcas -de un valor superior a 31 millones de euros- a la sociedad Turnesol Limited, con sede en Malta. Si bien este país no es considerado un paraíso fiscal por la Unión Europea, es conocido por su laxitud impositiva.

Justamente en el mismo mes en el que se destaparon los «Paradise papers» se daba a conocer que Shakira debía suspender su gira El Dorado Tour por una afección en sus cuerdas vocales. Esta semana, y en medio de la polémica, se anunció que retomaría esta gira. Y si los problemas con su salud y con la Justicia no fueran suficientes, su relación con Piqué también atravesó un período tormentoso en los últimos meses debido a rumores de crisis por supuestas infidelidades.

En Instagram, la colombiana busca distraer la atención con el adelanto de un nuevo videoclip con su compatriota Maluma, pero no es en los escenarios donde deberá dar la batalla, sino ante la Justicia española.