Tres opciones distintas para las invitadas a una boda

El qipao, el esmoquin y el vestido bohemio y vaporoso se convierten en apuestas seguras

MADRIDActualizado:

Los nuevos códigos del vestido permiten alternativas más originales para las invitadas a una boda de verano. Sin quitarle protagonismo a la novia y adaptándose a los requisitos impuestos por la localización, el tipo de evento, la hora del día y la temperatura, ofrecemos alternativas al clásico vestido sencillo o al traje sastre de falda con tocado.

123
  1. El qipao chino

    Esta joya de la indumentaria oriental es de una modernidad tremenda a pesar de sus siglos de historia en la cultura manchú de China. Su silueta ceñida y las aberturas laterales, ensalzan la figura femenina de un modo distinto, coronado por el cuello cerrado tipo Mao. Algunas marcas de costura han creado modelos inspirados en el Qipao y en la mismísima Amazon se venden modelos muy aceptables por un precio exiguo.

  2. El vestido bohemio y vaporoso

    Los atuendos románticos y ligeros de los años 60-70, el estilo Coachella y los vestidos de escote bardot e inspiración caribeña de las antiguas colecciones de Oscar de la Renta, han traído de vuelta al vestido vaporoso, en versión corta o larga, que llevado con garbo y con el calzado y los accesorios adecuados, se ha convertido en una alternativa más relajada y original para bodas de día y de noche. Como ejemplo, este modelo de la colección TFP de Tamara Falcó.

  3. El esmoquin

    El esmoquin, adaptado a la mujer por Yves Saint Laurent en los años 70, sigue siendo una alternativa conocida pero nada utilizada en España. Sus versiones en negro, verde oscuro o azul noche, son impecables para una boda nocturna casi durante todo el año, puesto que los materiales varian desde la lana al cotton cadí. Sexy, minimalista e intemporal, es una apuesta ganadora, ya sea en su version hecha por Saint Laurent como en la ideada esta temporada por Massimo Dutti.