Un grupo de turistas orientales, ante la portada
Un grupo de turistas orientales, ante la portada - FELIPE GUZMÁN

Feria de Abril de Sevilla 2017Tapas, flamenco y wifi: así será la caseta para turistas de la Feria de Sevilla

El espacio que se va a estrenar pretende convertirse en punto de referencia para visitantes

La caseta servirá almuerzos y cenas previa reserva y contará con cajero automático

SEVILLAActualizado:

La Feria de Abril, que arrancará el domingo con la prueba del alumbrado, contará con una caseta específica destinada a los turistas que visiten la ciudad. Así lo anunció este lunes el alcalde, Juan Espadas, junto a los representantes del sector turístico -agencias de viaje y hoteles-, destacando la importancia de esta experiencia piloto como respuesta a una demanda histórica de los extranjeros que se acercan al albero del real y «no saben a dónde ir ni en qué caseta pueden entrar». El Ayuntamiento tiene esta vez una oferta para ellos en la antigua caseta de Abengoa, que perdió su derecho por impagos.

¿Qué tendrá esta nueva caseta? De momento, una ubicación magnífica, en una calle principal como Pascual Márquez, y a una altura -números del 225 al 229- muy próxima a la calle del Infierno y a una potente vía de salida alternativa a la portada, la avenida Juan Pablo II. La caseta, de tres módulos, tiene una amplitud importante y más que suficiente para su nuevo uso, la atención a turistas. Aunque su orientación es netamente esa, ser un punto de referencia para los visitantes extranjeros, será de carácter público y abierta a cualquiera que quiera hacer uso de ella. Eso sí, el enfoque es claramente el de la atención a forasteros. El propio nombre con el que se identificará la caseta en su pañoleta será uno de los eslóganes con los que suele trabajar el Consorcio de Sevilla: Visita Sevilla, si bien se estudia aún añadirle el de Destino Sevilla, que será el nuevo lema de este organismo.

Ese enfoque turístico queda definido perfectamente en los servicios de que dispondrá la nueva caseta, un amplio abanico para que la estancia sea lo más cómoda posible. Contará, ni que decir tiene, con aire acondicionado, casi vital para extranjeros ya en esta época en la capital andaluza a causa de las altas temperaturas en comparación con la de los países de origen. Además tendrá red wifi gratuita para estar en todo momento conectado y el primer y de momento único cajero automático de toda al Feria. Si hay que gastar, que sea fácil. Se podrá pagar en la barra o la mesa también con tarjeta de crédito, de hecho.

El Consorcio de Turismo ha dispuesto también un grupo de intérpretes de inglés, francés, alemán o chino para ayudar a los visitantes a entenderse mejor con los operarios. Como es obvio, la carta, que estará en inglés y español, contará con un importante repertorio de tapas típicas y vinos de la tierra además de el fino jerezano y la manzanilla de Sanlúcar de Barrameda. Se servirán almuerzos y cenas previa reserva y pago -con un coste bastante ajustado al mercado- y la caseta ofrecerá tres espectáculos diarios tanto de flamenco como de sevillanas, música con la que estará ambientada el resto del tiempo.

Los responsables turísticos municipales y las empresas del sector han preparado unas 30.000 invitaciones para repartir por los hoteles de forma proporcional entre los clientes alojados en Sevilla durante la semana de Feria, mediante las cuales llegarán a la caseta sin perderse. Cada hotel contará con un número de entradas en función de su cantidad de habitaciones. Además, muchas de las clásicas rutas turísticas diseñadas para los forasteros tendrán durante esta semana su parada final -en otros casos, parada intermedia para almorzar en la Feria- en la caseta turística de Pascual Márquez, donde los forasteros tendrán, al fin, un lugar de encuentro para vivir la Feria sin tener que limitarse a dar vueltas por las calles, hacer fotos y admirar el paseo de caballos.

Durante la franja central del día, de 12.30 a 19.30, este nuevo espacio contará con personal de asistencia turística e informadores en varios idiomas. El horario de la caseta será de 12 del mediodía a las 3.00 de la madrugada. Cada turista será protador de su entrada, que tendrá un control de acceso (en el anverso habrá un espacio donde se colocará un sello), mientras que el aforo de esta nueva caseta será de 400 personas.