Actualidad Córdoba

La Cazuela de La Espartería, a por otros 20 años

Por María José Martín,

La Cazuela de La Espartería, a por otros 20 años

Las inclemencias meteorológicas no van a aguar la fiesta a Pepe Salamanca, que hoy celebra el 20 aniversario de su taberna, La Cazuela de La Espartería.
Las previsiones de lluvia han obligado a trasladar los festejos a la Bodega de Sociedad Plateros de la calle Queso, “un lugar más amplio y espacioso”, donde Salamanca y su equipo se han afanado en recrear el ambiente de la taberna.
Ya hace un año que La Cazuela de La Espartería viene celebrando su aniversario con un amplio programa denominado “Un año para dos décadas”, en el que han tenido cabida concursos de cocina, tertulias cofrades, recitales poéticos o catas-maridaje.
Hoy este programa culminará con un encuentro al que están invitados clientes, familiares y amigos de la casa. Tras una misa en la Ermita del Socorro, los invitados se trasladarán a la calle del Queso para celebrar el cumpleaños por todo lo alto.
Las consumiciones de la jornada tendrán “precios muy populares”, según explica Salamanca, como 0,50€ una cerveza o una tapa de salmorejo, y el dinero recaudado irá en beneficio de la Asociación San Rafael de Alzheimer.
Tan sólo 25 años tenía Salamanca cuando se decidió a abrir el antiguo bar de Pepe y Manolo, en una casa de principios del siglo XIX, con el objetivo de fomentar y difundir la cultura gastronómica y enológica, “que tanta tradición tiene en Córdoba”.
Un negocio que, con el paso de los años, ha sabido crear una clientela fiel que se reúne en torno a una copa de vino. Para Salamanca, “las tabernas son el centro de día del barrio”.
La Cazuela ha sabido crear una oferta gastronómica diferenciada, que rinde homenaje a la cocina tradicional cordobesa pero que se distingue con platos únicos como el cordefrito, las berenjenas con salmón, el lomo de orza con torta de Zújar o las alcachofas con rabo de toro.
Todo ello, regado con una equilibrada y amplia carta de vinos, donde el Montilla-Moriles ocupa un lugar privilegiado.
Ahora Salamanca se plantea “seguir otros 20 años, por lo menos”. “Queremos continuar impulsando la cocina tradicional de la ciudad”, afirma Salamanca; “los sabores que recuerdo cuando iba con mi padre a Casa Curro, la Taberna La Verdad, el Mesón San Basilio o la Taberna Guzmán”.
Al mismo tiempo y, como viene siendo habitual, La Cazuela seguirá albergando actividades muy vinculadas con las tradiciones de Córdoba, como la propia taberna.