Actualidad Córdoba

¿Qué alimentos debemos incluir en la cesta de la compra este mes?

Por Rocío Górriz,

Nutricionistas y productores están absolutamente de acuerdo en que consumir alimentos de temporada es esencial para satisfacer las demandas de nuestros organismo dependiendo de la estación a la vez que ahorramos aprovechando los bajos precios de los productos estacionales.

guisopeq

La Fundación Dieta Mediterránea recoge esta iniciativa en su decálogo particular para una alimentación saludable: «Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados. Es importante aprovechar los productos de temporada ya que, sobre todo en el caso de las frutas y verduras, nos permite consumirlas en su mejor momento, tanto a nivel de aportación de nutrientes como por su aroma y sabor».

Así pues, podemos dividir esa recomendable lista de la compra en tres categorías: frutas, verduras y pescados.

En nuestro frutero no deben faltar fresa o fresón, kiwi, limón, mandarina, manzana, naranja, plátano y pomelo. Además, pueden ser una idea original y sabrosa para regalar por el Día de San Valentín en forma de cesta o bandeja, combinada con chocolate, frutos secos o champagne para hacer un maridaje de lo más apetecible.ideas_san_valentin_at_home_cesta_naranjas_dela_china_1-a

Igualmente, cuando visitemos nuestro mercado o hipermercado habitual, podemos elegir entre una gran variedad de hortalizas para dar color a febrero: acelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, calabacín, cardo, cebolla, col lombarda, coliflor, endivia, escarola, espárrago verde, espinaca, guisante, haba, judía verde, lechuga, nabo, pepino, pimiento, puerro, rábano, remolacha, repollo, tomate y zanahoria.

pescadospeq

Y ¿qué hay en lo referente al pescado?

Angula, bacalao, berberechos, besugo, caballa, camarón, carpa, fletán, cigala, langosta rosa, lamprea, liba, lubina, mejillones, mero, palometa, perca, ostras, salmón, tiburón, trucha y vieiras son las estrellas del mes más corto del año.

La oferta es muy variada, ya que podemos decantarnos por pescados blancos (de sabor más suave y aptos para los más pequeños de la casa) y azules (con sabores más intensos pero especialmente ricos en Omega 3). Los hay para todos los bolsillos pues desde las lonjas llegan pescados salvajes pero también otros muchos más económicos procedentes de piscifactoría prácticamente a diario.

Así que ya no hay excusas para no incluir en nuestro menú semanal, menestras, pistos, zarzuelas y asados de pescado, bizcochos de frutas o mermeladas caseras.