Actualidad Córdoba

¿Qué incluirá nuestra cesta de la compra en mayo?

Por Rocío Górriz,

Con mayo, los cambios no sólo llegan a las calles y campos, también al mercado. Debemos hacer caso a nuestro cuerpo y modificar nuestros hábitos alimenticios ce cara al verano. El organismo se prepara para temperaturas más elevadas y eso se traduce en una mayor necesidad de hidratación y de alimentos que nos proporcionen un extra de vitaminas y minerales. Por eso, debemos incluir en nuestra compra frutas como aguacate, albaricoque, cereza, ciruela, frambuesa, fresa, limón, melocotón, nectarina, níspero, plátano, pomelo y sandía.

Otro de nuestros aliados a la hora de preparar la piel para el sol, es el consumo de acelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, calabacín, calabaza, cebolla, col lombarda, coliflor, espárrago verde, espinaca, judías verdes, lechuga, nabo, pepino, pimiento, puerro, rábano, remolacha, repollo, tomate y zanahoria.

La ingesta de proteínas estará garantizada con los pescados azules y los mariscos: anguila, atún, bacaladilla, bacalao, bogavante, boquerón, caballa, cabracho, camarón, carpa, centollo, cigala, congrio, gamba gris, jurel, langosta roja, langostinos, mejillones, merluza, mero, nécora, ostras, palometa, pez espada, rape, raya, rodaballo, salmón, sardina, sepia y trucha. Y para quienes prefieran carne, pueden optar por alguna pieza de cerdo, conejo, cordero, criadillas, gallina, mollejas, pollo, ternera y vaca.

Pero, ¿En qué proporción debemos consumir los nutrientes? Estas reglas básicas nos ayudarán bastante:

Procuraremos beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. Tampoco podemos olvidar incluir en nuestra dieta algún lacteo, referiblemente en forma de yogur y queso bajos en grasa. Su consumo debería ser moderado, en torno a dos raciones diarias.

Como buenos defensores de la cocina mediterránea, en nuestros fogones tendrá que imperar el AOVE. Se debe utilizar para aderezar y cocinar, una cucharada.

Y para mantener la figura, evitaremos o reduciremos el consumo de sal y salsas procesadas. Las especias, las hierbas, la cebolla y el ajo son una buena manera de introducir una variedad de aromas y sabores a los platos.