Actualidad Córdoba

El restaurante Picnic renueva su imagen

Por Rocío Górriz,

El restaurante Picnic renueva su imagen

Su carta sigue siendo la misma y su espíritu permanece inalterable. Sin embargo, Marta Canals, nueva propietaria e hija de su fundador, Antonio Canals, ha hecho realidad su gran proyecto. Aprovechando el verano, ha dotado de una nueva imagen a Picnic. Deseaba que resultara un espacio más diáfano, lleno de luz y que con un toque de frescura pero respetando la elegancia del local.

Los encargados de la remodelación han convertido las cristaleras centrales en protagonistas indiscutibles del comedor. Suelos en maderas claras que aportan amplitud visual al espacio y paredes blancas hacen el resto. Han apostado, igualmente, por combinarlos con vigas vistas y mobiliario en tonos oscuros, con lo que han conseguido un resultado sobrio.

Por el momento, estos serán los únicos cambios que experimente el mítico restaurante. Marta tiene claro que hay que mantener la fórmula de su éxito: «Ésta radica en la excelencia del producto y el respeto a su temporalidad. Por ejemplo, en la época invernal, tenemos habas, carne de caza, alcachofas y espárragos de la tierra. También el público aquí encuentra alimentos que en otros sitios no va a conseguir, como la casquería.  Mucha gente viene preguntando por sesos y riñones, etc.  Aunque, sin duda el buque insignia de Picnic es el pescado. El atún rojo, sobre todo, la merluza, la corvina, los besugos, que vienen de Isla Cristina, Málaga, Sanlúcar. También quiero destacar que cada noche ofrecemos un menú degustación que incluye dos entrantes, un pescado, una carne y postre, todo ello maridado con su correspondiente vino, para quienes quieran probar lo más representativos de nuestros fogones».

Así que sus habituales pueden estar tranquilos, porque su oferta gastronómica tampoco variará por ahora. Así lo explica su dueña: «Se intenta pero cuesta mucho porque nuestra clientela es muy fiel y a veces no quiere ni que le mostremos la carta porque saben, de antemano, lo que quieren pedir. Por ejemplo, el Bacalao Picnic con cocochas al pil pil costó introducirlo pero luego a la gente le encantó. Sin embargo, con el magret de pato aún no lo hemos conseguido.»