Actualidad Sevilla

Andrés Sánchez, de Kataki, desgrana la evolución de la pastelería

Por Isabel Aguilar,

Andrés Sánchez, de Kataki, desgrana la evolución de la pastelería

¿Qué diferencia a una confitería de una pastelería? ¿Cuándo surgió esta última? ¿Qué formación tienen los profesionales que se dedican a ella? Con el fin de responder a estas y otras preguntas, Andrés Sánchez, responsable de la pastelería Kataki, ubicada en Los Bermejales, ofrecerá una charla este lunes en la biblioteca Infanta Elena.

En ella analizará la historia y la evolución de las pastelerías, unos datos que la mayoría de la población desconoce. “Hablaré del paso de las confiterías a pastelerías, ya que hace cien años sólo existían confiterías, que eran espacios donde se hacían confituras, de ahí su nombre. “El pastel como tal no existía, surgió con la evolución de la cocina”, indica Andrés Sánchez.

Las primeras pastelerías sólo tenían merengues, sultanas y productos del estilo, y más tarde se introdujo el frío y eso dio lugar a cremas, natas y todo tipo de ingredientes frescos. Hoy día, las propias pastelerías han evolucionado, ya que con la industrialización son pocos los establecimientos que se dedican únicamente a vender pasteles artesanos. “Han tenido que reconvertirse en cafeterías o heladerías”, matiza Sánchez.

El oficio

En esta charla, que tendrá lugar a las 19.30 en el salón de actos de dicha biblioteca, Andrés Sánchez también analizará el oficio de pastelero. “Hace 30 años no había escuelas, se aprendía con la propia experiencia laboral”, recuerda. Ahora sí las hay pero carecen de certificaciones y homologaciones oficiales, como sí ocurre con la hostelería.

Otro asunto que ha cambiado en los últimos, estima Andrés Sánchez, es la consideración que tiene el pastelero. “Cuando yo empecé no se valoraba nada, pero ahora como está de moda ha cambiado y tiene más reconocimiento. Parece que ahora mola ser pastelero, pero no hay que olvidar todo el trabajo duro que lleva detrás”.

La charla está destinada tanto a público profesional como a población general y el acceso es libre hasta completar el aforo.