Actualidad Sevilla

Barbadillo vuelve a dar en el blanco con «Mirabrás», su nuevo vino blanco con crianza biológica

Por Iván Guillén Cano,

La apuesta de Barbadillo por su gama de blancos continúa con Mirabrás, un vino blanco de la cosecha 2014 y de uva palomino del que salen a la venta escasamente 2000 botellas. De esta manera se recupera una tipología antigua de vinificación.

El proyecto se desarrolla a partir de la decisión de Monstserrat Molina, enóloga de las bodegas, que decidió que los mostos de las viñas más viejas de Santa Lucía fermentaran en botas de Jerez. De este modo, todo se dispuso para recuperar una elaboración «a la antigua»: asoleo, buen roble envinado, paciencia, control y azar por partes iguales.

«Mirabrás», así es el proceso de este vino blanco de Barbadillo

barbadillo

Tras la vinificación, el vino descansa sobre lías finas por unos meses. Seguidamente se guarda, de manera que «la crianza biológica» haga acto de presencia. El resultado de la cosecha ha sido dividido en diferentes proyectos experimentales, de los que Mirabrás blanco con crianza es la primera propuesta. Es, en definitiva, «un excelente vino blanco no fortificado y fermentado en bota de manzanilla», como ya apuntaba Luis Gutiérrez en su último artículo para The Wine Advocate.

Armando Guerra, responsable de Alta gama de Bodegas barbadillo, apunta que «son 2.000 botellas que buscan dar respuestas, ahondar en la búsqueda, aportar, sumar y gustar. Se trata de un vino que ofrece sinergias con otras experiencias similares que se están llevando a cabo en la región, una investigación en la que buena parte del argumentarlo se encuentra perdido en el pasado».

Hay varias palabras que definen este vino: contundente, inclasificable, profundo, expresivo y con registros poco conocidos, que van desde los recuerdos a la crianza biológica, hasta la albariza pura o viejas botas de roble. Uva 100% palomino que proviene de cepas viejas de Viña Cerro de Leyes, de Bodegas Barbadillo.

De manera más poética, un antiguo trabajador de Barbadillo llegó a describirlo así: «Mirabrás es un vino austero en el que se entrevén las cuarteadas manos de un viejo trasegador. Es una canción de Mairena suspendida en el aire de un viejo salón bodeguero. En él se huele el pasado».

Barbadillo y el vino blanco

vino blanco

Barbadillo, uno de los referentes más importantes del panorama bodeguero español, siempre ha sido conocido por su vino blanco Castillo de San Diego. Desde 1975 ha venido desarrollando en un recorrido de 40 años vinos blancos honestos e indiscutibles que avalan el saber hacer. EL último, fue Blanco de Blancos, un vino andaluz que, según cuentan, nació con el fin de «no dejar indiferente a nadie». De hecho en la propia presentación demostraron que estamos ante un vino sofisticado y elaborado a través de la combinación de tres variedades de uva blanca.

Barbadillo es, sin duda, una bodega con historia. Debemos remontarnos al año 1821. Fue entonces cuando la familia Barbadillo comenzó a elaborar vinos con la finalidad de «encontrar la manera de mejorar cada día», apuntan desde las bodegas. Desde entonces esta empresa tan familiar como centenaria no ha dejado de crecer. Hecho que le ha valido, nada menos, que para consolidarse como una de las cien mejores bodegas del mundo. Y con propuestas como «Mirabrás» continúa la estela.