Actualidad Sevilla

Clase magistral con La Azotea

Por Isabel Aguilar,

Clase magistral con La Azotea

El pasado jueves se celebró la segunda sesión de la Escuela de Cocina de GURMÉ y la Escuela de Hostelería de la Fundación Cruzcampo. El equipo de La Azotea se ha metido en la piel de maestro para enseñar algunos de sus trucos a los alumnos de la Escuela de Cocina que han puesto en marcha GURMÉ y la Escuela de Hostelería de la Fundación Cruzcampo.

La Azotea: así fue su clase magistral

Se trataba de preparar las recetas que más tarde se tomarían en una cena degustación abierta al público y, en paralelo, de mostrar cómo se hacían estos platos ante un taller con aficionados al mundo de la gastronomía, que recibieron una auténtica clase magistral de este cualificado equipo.

la azotea

Las propuestas elegidas fueron «Carpaccio de calabacín con boquerones en vinagre, nieve de queso de cabra y vinagreta de tomate seco», «Pescado de roca con tallarines frescos, sabayón de amontillado, lascas de parmesano y fondo de nécoras», «Solomillo de bellota con crema de apionabo y salsa de foie» y «Cinco texturas de chocolate».

Los expertos

Los alumnos del taller se centraron en las dos primeras, que pudieron cocinar con la ayuda de José María Hernández, chef ejecutivo de cocina de La Azotea, Santiago González, chef de La Azotea de Mateos Gago, y el repostero Pablo González Bautista.

la azotea

El público se deleitó con las enseñanzas de sus maestros y con el clima relajado en el que se desarrolló la sesión. Tuvieron la oportunidad de cortar calabacines en finas láminas, aprender a limpiar boquerones de un solo (y aséptico) paso, hidratar tomates secos o aprender a hacer nieve de cabra, una emulsión a base de queso de cabra.

Un mero de 22 kg

la azotea

Una de las partes que más expectación suscitó fue cuando Santiago González y José María Hernández mostraron un mero de 22 kilos que aparentemente estaba entero pero al levantar la piel los asistentes comprobaron que ya había sido limpiado por los alumnos de la Escuela de Hostelería. Cada una de sus partes, carrilleras, cocochas, lomos… Estaba situada en su sitio y el público recibió una auténtica lección de anatomía marina.

Después tuvieron ocasión de amasar la pasta fresca para elaborar los tallarines, una escena que resultó divertida e instructiva y que permitió a los alumnos del taller estirar la masa y darle forma a su antojo. Como explicó José María Hernández, se trataba de recetas sencillas con ingredientes asequibles y fáciles de encontrar, puesto que el objetivo es que luego puedan hacerlas en sus casas.

Una vez finalizada la sesión, todos se sentaron a disfrutar del menú degustación que ofrecieron los alumnos de la Fundación Cruzcampo con maridaje de cervezas internacionales.

La próxima cita tendrá lugar el 9 de marzo y estará protagonizada por el equipo del restaurante Zelai. Como en las anteriores, existirá la posibilidad de apuntarse al taller y disfrutar después de la cena en la Escuela de Hostelería de la Fundación_Cruzcampo o únicamente optar por la cena que cocinará el equipo de Zelai con los alumnos de la Escuela de Hostelería de la Fundación Cruzcampo.