Actualidad Sevilla

La Alicantina, el Ave Fénix de la restauración sevillana

Por ABC,

La plaza del Salvador ha recuperado uno de sus establecimientos más emblemáticos con la reapertura de la Alicantina, que acaba de abrir sus puertas de la mano de Emilio Guerrero, propietario del restaurante La Isla y un veterano en el sector de la hostelería.

La Alicantina empieza un nuevo ciclo

La Alicantina

En esta nueva etapa, la Alicantina conserva algunos elementos de su decoración imprescindibles, como las columnas de su interior o algunos de sus azulejos más populares, que han sido desmontados y limpiados.

No obstante, el nuevo espacio tiene un claro predominio del mármol blanco y el acero inoxidable. La barra imita a la anterior aunque es un elemento nuevo.

Conserva toda su esencia

Manuel Postigo y María Teresa Pérez, con Valentín González

Manuel Postigo y María Teresa Pérez, con Valentín González

El nuevo propietario ha querido mantener la esencia de este bar más allá de lo puramente decorativo, conservando, por ejemplo, la receta de la ensaladilla que tanto éxito tuvo en la anterior vida de la Alicantina.

Otras de las tapas que se pueden tomar en este céntrico bar son las gambas al ajillo o los champiñones a la plancha, aunque el marisco fino es el protagonista indiscutible. El típico tapeo sevillano se compagina con alguna apuesta más novedosa aunque siempre dentro de un formato clásico.

Reservado

Una de las novedades de esta nueva Alicantina es la existencia de una zona reservada con capacidad para unas 15 personas. La terraza, por su lado, seguirá siendo uno de los puntales de esta cervecería, con un total de 14 mesas en las que seguir viendo la vida sevillana pasar mientras se toma una buena ensaladilla.