Actualidad Sevilla

Primeras impresiones de Torres y García y Cañabota tras ser “Bib Gourmand”

Por Isabel Aguilar,

La Guía Michelin 2018 los acaba de incluir en esta categoría

No todos los días llegan noticias tan positivas como la que ayer recibieron los establecimientos sevillanos Torres y García y Cañabota, que acaban de ser incluidos en la Guía Michelin 2018 en la categoría “Bib Gourmand”. Aunque las Estrellas son las grandes esperadas de esta prestigiosa publicación, el distintivo “Bib Gourmand” no se queda atrás, un sello que comenzó en 1995 y certifica los restaurantes de muy buena calidad donde es posible comer a buen precio.

Pasada las primeras horas de la noticia, GURMÉ ha hablado con los responsables de ambos establecimientos para conocer sus impresiones, que están cargadas de emoción, sorpresa y satisfacción. Ambos restaurantes tienen un corta trayectoria, puesto que ninguno supera los dos años de vida, lo que engrandece aún más el mérito que han tenido captando la atención de los inspectores Michelin en tan poco tiempo.

Torres y García

torres-garcia-sevilla-1

Torres y García

Torres y García (c/ Harinas, 2) es uno de los siete establecimientos que el grupo Ovejas Negras Company tiene en el casco histórico de Sevilla, un espacio donde se puede disfrutar de una cocina rústica renovada. Al preguntarles si lo esperaban, aseguran que “para nada” y que la noticia les evocó las emociones que sintieron cuando recibieron la misma mención para Ovejas Negras en 2014, aunque esta vez, reconocen, ha sido mucho mayor al tratarse de un “Bib Gourmand”. “No han pasado ni dos años del inicio de nuestro mayor proyecto y ya tenemos esta mención, y todo gracias al esfuerzo y dedicación del gran equipo que forma Ovejas Negras Company”, aseguran Genoveva Torres y Juan Manuel García, propietarios de este grupo hostelero.

Sobre si piensan si es de todos sus establecimientos el que más lo merecía, responden que “todos se lo merecen por igual. Nuestro grupo parte de la misma motivación por cuidar los detalles, apostar por el producto y estar en contaste evolución y movimiento. Buscamos la excelencia en lo cotidiano”, responden.
Al mirar hacia delante, creen que el sello “Bib Gourmand” no alterará su día a día, puesto que seguirán esforzándose para que el cliente pase una buena experiencia.

Cañabota

Cañabota

Cañabota

En Cañabota la noticia fue recibida con bastante alegría, como relata su gerente, Juanlu Fernández. “Lo consideramos un éxito teniendo en cuenta que llevamos solo un año y que cuando el inspector de la Guía vino apenas llevábamos tres o cuatro meses en marcha”, añade. Para él, “Bib Gourmand” les acredita como lo que ya son, un sitio donde merece la pena comer y hay buena relación calidad precio. “Se ve que un modelo de negocio tan diferente a lo que hay aquí le llamó la atención”, sostiene Fernández.

Desde que el inspector Michelin les visitó esta primavera ha habido una gran evolución en el establecimiento y la seguirá habiendo, explica su responsable, quien alaba la apuesta por el buen producto que siempre han hecho los propietarios del negocio y dueños de Tribeca, los hermanos Giménez.

A la pregunta de si cambiará en algo Cañabota con el sello “Bib Gourmand”, Juan Luis Fernández opina que en teoría no, puesto que llevan llenando a diario desde que abrieron y tienen listas de espera de una semana. “Tal vez se note en el público turista que recibimos, que ahora puede verse incrementado”. “Para nosotros ha sido un reconocimiento a nuestro trabajo con un proyecto de riesgo en una ciudad tan difícil como Sevilla”, concluye el gerente de Cañabota.