Actualidad Sevilla

Tomamojama, atún y jereces para vivir una experiencia marinera

Por Isabel Aguilar,

Tiene aspecto de barcaza de madera pero no ha llegado navegando el Guadalquivir. Huele a atún, anchoa y melva canutera pero no es la lonja de Cádiz. Tomamojama ha echado el ancla en la céntrica calle Barcelona para ofrecer lo mejor del mar a un público selecto que valora las buenas conservas y salazones y que disfruta maridándo estos manjares con los mejores jereces.

La apuesta personal de Quino Pellón y Jaime de Toro y ha traído al corazón de Sevilla todo el sabor del mar, un establecimiento acogedor que invita a recrearse con el mundo de la pesca y la almadraba. Para ellos, la iniciativa surge «del cariño por estos productos artesanos y milenarios, no suficientemente reconocidos y valorados, y que, en definitiva, son la última gran delicatessen española por descubrir».

¿Qué es Tomamojama?

tomamojama

Tomamojama es una tienda gourmet para los amantes de los salazones y el jerez, pero también es un rincón en el que saborear algunas de las delicias del mar que atesoran sus bodegas. Combina productos tradicionales, como mojamas y salazones añejos, con las nuevas tendencias en conservas, como los salazones 2.0 (menos sal y curación) reuniendo así todas las denominaciones de origen españolas en un auténtico santuario al atún, como los propietarios lo definen.

Atún encebollado, ventresca de atún en aliño picante, huevas de Maruca curadas, atún al Pedro Ximénez, mejillones en escabeche, filetes de anchoa, tarantelo de atún rojo, lomo de atún en manteca ibérica, berberechos o mojama extra de atún rojo son algunas de las exquisiteces que se encuentran en sus botes y latas.

Además de comprar estos productos, el público de Tomamojama los puede saborear in situ al natural y en sencillas recetas que potencian todo su sabor. Es el caso de la sardina de bota sobre cama de tomate rallado y flor de burrata o el semisalazón de bonito con yema de huevo macerada en soja y amontillado. Su bodega ofrece una amplia variedad de jereces, champanes y vinos, en una amplia selección de referencias elegidas por su perfecta armonía con todos los productos.

La decoración

tomamojama

El local, situado en la calle Barcelona, junto a la Plaza Nueva, ha sido decorado empleando los materiales y pinturas básicos que se usan en la construcción del clásico pesquero de nuestras costas. Su mostrador es una barca realizada en madera que se ha construido dentro del propio local. Redes, almadrabas, atunes, diferentes colores, maderas, altillos y taburetes, transforman la tienda en un original colmao del siglo XXI. Este peculiar establecimiento ofrece catas y eventos privados enfocados a los productos del mar que atesora.