Nombre La Llave
Dirección Calle Rodríguez Marín, 10 (  )
Horario De 10:30 a 22:30
Teléfono 957392819
¿Tiene Cruzcampo? No
Terraza No

Con el sugerente sobrenombre de Cultura Comestible se presenta La Llave, un nuevo establecimiento en la antigua calle Espartería que rehúye las etiquetas.
No se trata de un bar, ni de una gastrotienda, ni de un restaurante vegetariano, ni de una vinoteca, sino de un delicioso cóctel elaborado a partir de todos estos ingredientes, a los que se han añadido unas gotas de alimentos a granel, una pizca de productos sin plástico, raspadura de cultura y mascotas por doquier.
Tres jóvenes emprendedores se ha reunido alrededor de este proyecto, cuyo nombre rinde homenaje a la ferretería que albergó el local en los años 30.
En La Llave nos proponen catar sus productos y llevarnos lo que nos apetezca. Podemos elegir entre una vasta oferta de verduras, legumbres, pastas, arroces, cereales y semillas con el común denominador de lo ecológico, lo local y lo artesano.
Los vinos tienen un protagonismo especial en este espacio, que se ha dotado de tiradores al estilo de los grifos que se utilizan para tirar la cerveza. Únicamente en La Llave es posible tomarse un syrah, un pansa blanca o un montepulciano bien tirado.
Vinos que van rotando y que hay que aprender a pedir por la uva con la que se elabora y no a partir de denominaciones de origen. Una vez más, huyendo de etiquetas. Y, si una vez catado convence, no hay más que pedir que te llenen una botella de vidrio para seguir disfrutándolo en casa.
Para acompañar estos caldos, así como sus cervezas artesanas, elaboran platos sencillos, saludables y sostenibles a partir de las materias primas que se pueden adquirir en el propio establecimiento. Así, podremos degustar una mazamorra, un hummus de altramuces o una muhammara libanesa, con pimientos rojos, frutos secos y semillas de nigella.
Los amantes del queso encontrarán en La Llave quesos ecológicos y artesanos producidos en los cuatro puntos cardinales de la provincia, junto a otros procedentes de distintos rincones del mundo, que van cambiando periódicamente.
Sirven también cafés, tés, infusiones y dulces artesanos a cualquier hora del día.