Para saber cuáles son las propiedades de los altramuces de Sevilla, hay que indagar en su historia, su cultivo así como en las cualidades de este alimento. Desde Saladitos llevan décadas proporcionándonos este delicioso snack, el mejor acompañante de una cerveza fresquita en una terraza de Sevilla

Saladitos, altramuces con historia

saladitos-altramuces

 

A principios de los años 70, Altramuces Saladitos nace en Sevilla y, con el paso de los años, esta empresa se convierte en la principal empresa productora de altramuces envasados a nivel mundial. Siempre con el objetivo de cuidar la calidad y mejorando día a día el proceso de elaboración de este aperitivo.

 

Lejos quedan los primeros pasos que Juan José y Manuela junto con sus hijos, Manuel y Joaquin, emprendieron este proyecto desde la cocina de una humilde casa del pueblo sevillano de Paradas, con 500 pesetas prestadas. Desde entonces, la cazuela se ha transformado en una caldera industrial, el agua – en aquel entonces del pozo del limonero- es ahora de la red, y la moto de reparto, se ha convertido en una flota de vehículos que llegan a más de una veintena de países. Hoy día, a punto de cumplir medio siglo, es la tercera generación de Saladitos la que trabaja el proceso de fabricación y transformación de los atramuces, mejorando y potenciando el resultado final. Eso sí, sin faltar a la tradición de varias generaciones que con el paso del tiempo han confeccionado un sistema de envasado respetuoso con el medio ambiente y que, de igual modo, permite mantener un producto natural y de calidad, en unas excelentes condiciones de conservación, cuidando todas sus propiedades alimenticias. Pues el alma sigue siendo la misma.

 

Las propiedades del altramuz

saladitos-altramuces-foto

 

 

Algunas fuentes sitúan a los altramuces en el antiguo Egipto, aunque hay quien cree que fue introducido en la época grecorromana, proveniente de Mesopotamia y, desde allí, transportado por los fenicios por todo el mediterráneo. Los romanos usaban las semillas del altramuz como sustituto de las monedas en sus juegos; de ahí, viene el refrán «lupinus del mummus» que viene a decir «un pedacito de dinero falso». El altramuz es una de las más antiguas leguminosas cultivadas y gracias a sus características proteínicas fue uno de los pilares alimenticios de la mayoría de los pueblos del Mediterráneo. Con su atractivo color amarillo dorado y su sabor fresco a la par que salado, el altramuz además posee unas excelentes propiedades nutricionales, conocidas desde antaño pero olvidadas en la actualidad.

 

Este producto posee un 38% de proteínas, 24% de hidratos de carbono, 24% de fibra vegetal bruta (la OMS recomienda 35gr de fibra para mantener el aparato digestivo en perfectas condiciones), 7,5% de minerales o 7,6 mg de hierro (casi el doble de una ración de espinacas) o 180 mg. de calcio 100ml. de leche tiene 120mg.) Y lo más sorprendente: sólo un 6% de grasa insaturada Las propiedades nutritivas del altramuz, en comparación con otros alimentos, lo posicionan como una gran fuente de energía. Asimismo, este aperitivo es capaz de regular el organismo para su correcto funcionamiento. Son muchos los beneficios de todas estas propiedades. Sin olvidarnos del placer que supone disfrutar de su sabroso sabor, su frescura y su salinidad.

 

Aunque, aparte del desconocimiento de sus propiedades nutricionales, una de las mayores dudas que nos planteamos acerca de este producto es su sobrenombre popular: ¿por qué a los altramuces se les llama «chochitos»? Desde Saladitos matizan que no se puede dar una respuesta a ciencia cierta, pues a la hora de explicar este sobrenombre tan popular existen varias hipotésis : La primera de ella, por supuesto, tiene que ver con la hendidura, ese pequeño orificio del altramuz. Pero desde Saladitos destacan una en especial: los antiguos mapuches, una tribu chilena que también se dedicaba al cultivo del altramuz, llamaban a los altramuces en su lengua indígena algo parecido a «xo-xo». Ese sobrenombre llegó a andaluces y extremeños, y ya se sabe de nuestro particular sentido del humor…

 

Producción y cultivo

altramuces-cultivo-saladitos

 

Otra duda que nos asalta sobre los altramuces tiene que ver con su cultivo: ¿de dónde provienen exactamente? Su origen tiene lugar en una planta leguminosa  (como los garbanzos o las habas) que puede alcanzar hasta 1,80 m de alto, que se planta en otoño y se recolecta en junio, una vez que la planta está seca. El cultivo de altramuz es un cultivo anual, de rotación, bastante largo en comparación con otros cultivos anuales. Es  ahora, en primavera, cuando más se puede apreciar la belleza de los cultivos de altramuces, pues aparecen como un manto verde lleno de flores blancas.

 

En Saladitos disponen de un sistema de producción en el cual están presentes en todas las fases de elaboración de este aperitivo, desde el propio campo de cultivo hasta la fase de comercialización, cuidando al máximo cada detalle. «Nuestro campo de actuación abarca desde la plantación del altramuz, hasta su elaboración y envasado», afirman desde esta empresa sevillana. «Nuestros técnicos agrícolas se aseguran que la materia prima es cosechada en plantaciones con estricto controles de calidad, en los cuales se analiza la composición de la tierra donde están plantados, los tratamientos fitosanitarios a que son sometidos y por último se supervisa la recolección para si asegúranos el mejor grano», matizan desde Saladitos.

 

Para más información:

Web: www.saladitos.com

Dirección: Autovía A-92 – Km. 46.200, Apartado de correos nº8 41610 Paradas, Sevilla

Teléfonos: + 34 954 849 149 + 34 955 844 184

e-mail: info@saladitos.com

 

graficas-ampli-gurme-abc3