Ybarra realiza una serie de recomendaciones culinarias para dar ese toque ideal a todos tus platos con dos de los productos más consumidos en Navidad

Usos de la salsa Cocktail y la mayonesa en la cocina

Las prisas son malas consejeras cuando andamos entre fogones. Cada ingrediente, cada producto, encierra en su interior múltiples posibilidades y aplicaciones culinarias,  pero es cierto que siempre terminamos utilizándolo de forma rutinaria y sin aportarle valor. Y para que eso no ocurra con dos de los productos más consumidos en Navidad, Ybarra realiza una serie de aportaciones para dar a conocer los usos de la salsa Cocktail y la mayonesa en la cocina.

La salsa Cocktail o rosa tiene una doble funcionalidad: por un lado es un ingrediente ideal para muchos platos y, por otro, nos sirve para decorar cuando la utilizamos en fiestas y reuniones familiares.

Uno de los usos recomendados es mezclarla con queso crema, así quedará perfecta para hacer canapés, rellenos para unos deliciosos volovanes o para unas originales tartaletas. Otra gran opción es hacer una versión «rosa» de la tradicional ensaladilla rusa. Sorprenderá el delicado contraste de sabores en el paladar y el colorido que aporta a la mesa. Además, si se elaboran platos con bechamel esta Navidad se puede optar por incluirla esta salsa en ella, algo que seguro gustará a todos por su textura suave y color.

Esta salsa rosa también es ideal para hacer pasteles de pan de molde y pudines de pescado. En ambos ensalzará su sabor al tiempo que los decorará creando presentaciones originales y llamativas. También queda perfecta para completar y darle ese toque especial a sándwiches. Por último. hay cuatro ingredientes que le vienen como anillo al dedo a la salsa rosa y que, además, se pueden utilizar para hacer platos muy navideños: marisco, arroz, piña y aguacate.

 

La compañera inseparable de la ensaladilla

En cuanto a la mayonesa, su compañera inseparable es, sin duda, la ensaladilla. No se concibe esta artística receta sin ella en su justa medida -ni mucha ni poca-, ya que lograr este equilibrio es todo un arte y junto con la cocción justa de la papa y la zanahoria es lo más complicado de este plato.

Por su parte, algunas cremas y purés lograrán un extra de sabor y suavidad si se le añade una generosa cucharada de mayonesa. El resultado es perfecto para el paladar y, en el caso por ejemplo del gazpachuelo (la deliciosa sopa malagueña), esta salsa actúa como el ingrediente que aporta originalidad. La mayonesa es, además,  la base perfecta para la elaboración de otras salsas. Así se podrá mezclar con remolacha, limón, eneldo, alcaparras, aceitunas… y si se pone la imaginación al servicio de la cocina,  seguro que se descubre un nuevo universo de sabores para ensalzar vuestros platos con mayonesa esta Navidad. Y, por supuesto, es la pareja perfecta para unos deliciosos espárragos.

Pero quizás los usos más desconocidos de esta famosa salsa son que, por un lado, se trata de un producto ideal para elaborar bizcochos aportándole jugosidad sin restarle dulzor. Y, por otro, la mayonesa es excelente para gratinar verduras, carnes y pescados. Se logra un punto crujiente y un sabor exquisito y original, la combinación del queso y la mayonesa es perfecta.

Rompe tu rutina esta Navidad y sorprende en tus cenas y comidas.