Denominación de Origen Protegida Jamón de HuelvaRaza, crianza, dehesa y curación. Cuatro palabras que resumen el secreto del ibérico de la Sierra de Huelva. Con Denominación de Origen Protegida desde 1995, el jamón de Huelva abarca 31 municipios de Badajoz, Cáceres, Sevilla, Córdoba, Cádiz, Málaga y Huelva, en cuyas dehesas se crían en libertad los cerdos de cuyas extremidades se elaboran jamones y paletas con una tradición centenaria.
Y no podemos hablar del cerdo ibérico sin hacer mención a la bellota. Procedente de la encina, el alcornoque y el quejigo, este fruto es la base del alimento del cerdo ibérico. Ya en 1236, la existencia de dehesas dedicadas a la obtención de bellotas para la alimentación de este animal queda recogida en el Fuero de Montañés. De hecho, las referencias a los jamones de la Sierra de Huelva están ya plasmadas en la literatura española del siglo XVII. Un ejemplo de ello son estos versos de Lope de Vega: “Jamón presunto de español marrano de la famosa sierra de Aracena, donde huyó de la vida Arias Montano”.

Pero además de ser un placer para el paladar, el jamón ibérico de la Sierra de Huelva es un alimento cien por cien natural y muy nutritivo, un excelente aliado contra la obesidad infantil. Rico en ácido oleico y grasas insaturadas, también ayuda a equilibrar los niveles de colesterol.