Entrada

Vinos andaluces. Maridajes perfectos para cualquier plato

Vinos andaluces. Maridajes perfectosLa tradición milenaria en el cultivo de la vid y la elaboración de vinos se conoce desde el asentamiento de las primeras civilizaciones en las diferentes provincias andaluzas. Objeto de culto por las antiguas civilizaciones, este producto presenta multitud de olores, sabores, colores y matices en las tierras que se elaboran. Las Denominaciones de Origen de los vinos andaluces se extienden desde los amontillados cordobeses hasta los dulces de Málaga, pasando por los blancos de Jerez y los caldos del Condado de Huelva.

Reconocida en 1945, la Denominación de Origen ‘Montilla Moriles’ abarca diecisiete municipios de la campiña cordobesa que se dedican a la producción de vinos Generosos, Dulces y Blancos. La tierra blanca y ondulada de las albarizas cordobesas, ricas en carbonato cálcico y pobres en materia orgánica natural, son uno de los secretos del característico sabor de estos caldos. En cuanto a la uva, las variedades permitidas son las blancas Pedro Ximénez, Moscatel, Lairén, Torrontés y Baladí, siendo la reina la Pedro Ximénez, que abarca más del 75% de la superficie de cultivo.

La zona de producción de las Denominaciones de Origen ‘Condado de Huelva’ y ‘Vinagre del Condado de Huelva’, se caracteriza por ser una zona privilegiada desde el punto de vista ecológico al contar con el Parque Nacional de Doñana, esta zona geográfica la constituyen dieciocho términos municipales, de la provincia de Huelva, existe una zona de crianza y envejecimiento de los vinos amparados por la Denominaciones de Origen ‘Condado de Huelva’, más restringida y ubicada dentro de la zona de producción Arropados por la brisa del océano Atlántico y con una cálida temperatura media anual de 18 grados, los vinos y vinagres onubenses amparados por las Denominaciones de Origen se elaboran con uvas blancas Zalema, Palomino Fino, Listán B, Garrido Fino, Moscatel de Alejandría, Pedro Ximénez, Colombard, Suvignon Blanc y Chardonnay. De ellas se considera como la variedad por excelencia la Zalema. Los vinos amparados pueden ser Blancos, Generosos, Generosos de Licor, Vinos de Licor y Tintos.

Sólo pronunciando la palabra ‘Málaga’ en cualquier bar o bodega basta para degustar un vino dulce ideal para el aperitivo que es además un excelente complemento de quesos y postres. La Denominación de Origen ‘Málaga’ cuenta con su reconocimiento desde 1933.

Las Denominaciones de Origen ‘Málaga’ y ‘Sierras de Málaga’ están gestionadas por un único Consejo Regulador. La segunda permite elaborar vinos tintos y rosados de las variedades Romé, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Tempranillo. También se elaboran blancos de las variedades Pedro Ximénez, Moscatel de Alejandría, Moscatel Morisco, Chardonnay, Macabeo y Sauvignon Blanc. Otras variedades son: Lairen, Doradilla y Colombard como blancas y Garnacha, Cabernet Franc, Pinot Noir y Petit Verdot como tintas.

En cuanto a las variedades autorizadas en la D.O. ‘Málaga’, éstas son Pedro Ximénez y Moscatel de Alejandría, como variedades preferentes, siendo también aptas la Doradilla, Lairén y Romé (puede ser blanca o tinta). Los vinos protegidos se dividen en dos grandes grupos, los Vinos de Licor y los Vinos Naturalmente Dulces.

En 1933 se reconocieron las Denominaciones de Origen ‘Jerez-Xérès-Sherry’ y ‘Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda’ y se constituyó su Consejo Regulador. La tradición vinícola gaditana ha sido uno de los principales motores de la economía de la provincia.

La zona de producción de las Denominaciones de Origen ‘Jerez-Xérès-Sherry’, ‘Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda’ y ‘Vinagre de Jerez’ se denomina ‘Marco de Jerez’ y se extiende a lo largo de los municipios de Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda, Chiclana, Chipiona, Puerto Real, Rota y Trebujen, así como de Lebrija, en la provincia de Sevilla. La zona de crianza de los vinos amparados por la Denominación de Origen ‘Jerez-Xérès-Sherry’, se restringe a los municipios de Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y Puerto de Santa María. Mientras que en el caso de la DO ‘Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda’, la zona de elaboración corresponde al municipio de Sanlucar de Barrameda.

Los inviernos suaves, los veranos calurosos, los vientos de Levante y Poniente y los 300 días de sol al año hacen del ‘Marco de Jerez’ una zona privilegiada paras el cultivo de las variedades de uva autorizadas: las blancas Palomino, Pedro Ximénez y Moscatel. Destacando la Palomino. Los vinos amparados por las Denominaciones son Generosos, Generosos de licor y Dulces Naturales.