El embutido ibérico es una buena propuesta de tapa o de entremés, para compartir o para disfrutar uno solo. La buena acogida está asegurada. Pero que la calidad esté presente no siempre se encuentra a donde se vaya. Échanos una mano para encontrar esos bares donde las tapas de jamón, caña de lomo, chorizo o morcilla sean realmente de las buenas.