Están presentes en el 70 por ciento de los hogares españoles, según datos de la Confederación Española de Consumidores y Usuarios. Son rápidos y fáciles de hacer, sacian el apetito y presentan una variedad amplísima.

Los productos precocinados se han hecho un hueco (y vaya hueco) en la cocina de todos desbancando en muchas ocasiones a la cocina tradicional. Las cifras de la Fundación Cerdá apuntan a que en España se generan unas 130.000 toneladas y que el consumo de preparados crece a un ritmo acelerado.

La falta de tiempo con la que cuentan las familias en la actualidad es uno de sus principales bastiones frente a la cocina de toda la vida. Eso sí, hay que tener en cuenta que no son tan sanos como para convertirlos en nuestra dieta habitual.

Pero no se trata de decantarse por una u otra, sino de combinarlas en función de nuestro tiempo y de las necesidades nutritivas de cada uno.


Consejos

Aquí tienes algunos consejos para consumir de manera saludable los precocinados:
– Las conservas de verduras y legumbre con agua y sal son una buena opción. Al utilizar la sal como conservante, no has de añadirla después.
-Los precocinados de legumbres suelen incluir distintos tipos de embutidos. Si los acompañas con una ensalada, tendrás un plato completo.

Acompañar
los precocinados
con una ensalada
es una buena opción
para completar
tu menú

-Los productos ultracongelados al natural conservan prácticamente los mismos nutrientes que los frescos, con la ventaja de que se encuentran a lo largo de todo el año, mantienen un precio estable, siempre están a mano y ya vienen limpios y cortados.
– Si te decantas por los fritos: croquetas, empanaditas, parrilladas, salteados o varitas de pescado, procura equilibrar tu menú con platos ligeros como ensaladas, cremas de verduras, frutas.
– Si un día tienes ganas, tiempo y productos frescos en casa, elabora tus propios precocinados, simplemente elaborando más cantidad y congelándolos después en raciones individuales.

He aquí algunas de las ventajas que presentan los alimentos precocinados:

– Los precocinados son platos preparados para consumir sólo con abrirlos, o a lo sumo tras calentar o freír. De ahí que su principal ventaja sea la rapidez y facilidad con la que se pueden preparar.
– Su larga conservación. Gracias a los aditivos que contienen pueden perdurar meses.
– Su variedad. La oferta es tan amplia, que permite variar sin problemas el menú y además, ofrecen la posibilidad de probar algunos platos pertenecientes a la cocina internacional que, de otro modo, no degustaríamos. La industria de los precocinados crece al ritmo del consumo de estos productos. Muchas son las marcas que se dedican en exclusiva a la producción y comercialización de los precocinados.
– Productos para personas con necesidades especiales. Desde hace apenas tres o cuatro años han proliferado los preparados con denominaciones del tipo sin colesterol, light, sin azúcar, bajo en sodio… Ello ha permitido que personas que en principio no podían tomar los precocinados por alguno de sus componentes, dispongan hoy día de productos especiales.

Inconvenientes

– Dificultad de identificación, en cantidad y calidad, de los ingredientes.
– Alteraciones en el valor nutritivo, pérdida de nutrientes. Las comidas preparadas no son tan nutritivas como las caseras. Esto es debido a que generalmente dichos alimentos ya están cocidos, por lo que pierden una considerable cantidad de nutrientes y además, cada vez que se calientan, abandonan buena parte de su aporte de vitaminas.
Digestabilidad y contenido de sodio. Otro de sus inconvenientes es que suelen ser platos muy condimentados y a veces demasiado fuertes, por lo que provocan digestiones pesadas. Por otro lado, en general, contienen más azúcar y sal.
– El valor energético de estos alimentos suele ser mayor que el de los frescos
– Contienen abundantes grasas saturadas y colesterol.


Enlaces relacionados
Alimentación Sana
Consumer
Recetas con productos precocinados