El duro frío de los meses invernales puede combatirse también en la mesa. A la hora de comer existen determinados platos que, bien por servirse muy calientes, bien por su aporte energético o por su sabor son idóneos para entonar el cuerpo ante las bajas temperaturas.

Las sopas y los guisos siempre han tenido un lugar privilegiado en el recetario más invernal. Sin embargo, con algunos consejos y trucos, imaginación y ganas de ponerse manos a la obra entre los fogones, pueden ampliarse y mejorarse las recetas de toda la vida. Añadiéndoles nuevos ingredientes, modificando la forma de hacerse y atreviéndonos a las mezclas, pueden resultar platos innovadores que no pierden su esencia.


Nuestras propuestas

1. Caldo gallego
2. Codornices en salsa de naranja
3. Lentejas con confit de pato

En invierno
hay ingredientes
menos variados
pero de una
gran calidad
gastronómica

4. Pastel de perdiz
5. Sopa de alcachofas
6. Marmitako de bonito

La riqueza de productos otoñales da paso en el invierno a ingredientes menos variados pero de una calidad excelente y con altos valores nutricionales que surten al cuerpo de defensas y energías para combatir el frío.
Aquí te mostramos algunos de ellos para que puedas hacer frente al invierno con tus comidas sin perder en nutrición, sabor ni salud.

Sopas y caldos

Es tradición que los almuerzos y cenas del invierno comiencen, en muchas ocasiones, con una sopa o consomé. La receta de este caldo gallego es una buena opción si quieres continuar con esta tradición sin caer en las rutinas de las mismas recetas. Al estar elaborado con carne, verduras y legumbres es un plato muy completo y nutritivo.

Otra opción es esta sopa de alcachofa, muy sencilla de elaborar y con un alto contenido en hidratos de carbono y fibra, lo que va a favorecer el tránsito intestinal al mismo tiempo que provoca un efecto saciante.

Aves en la mesa
Al ser temporada de caza, los platos elaborados con carnes de aves son habituales en los menús de invierno. Una original manera de disfrutar de las perdices es elaborando este pastel de perdiz. Se trata de una receta que requiere tiempo pero cuyo resultado será exquisito. Además es una opción perfecta si quieres sorprender a tus invitados con un entrante diferente.
Al igual que casi todas las aves, las perdices son de carne magra (con poca grasa). Aportan además proteínas de alto valor biológico, vitaminas del grupo B y minerales como el potasio o el hierro. Hay que tener cuidado ya que las perdices contienen una cantidad más elevada de colesterol que otras aves como el pollo, por lo que es bueno equilibrar la comida con verduras.

Si prefieres una carne más ligera, las codornices son una buena alternativa. Acompañadas con una salsa de naranja resultan una combinación diferente con un toque agridulce elaborado con productos de temporada, lo que convierten a esta receta en una apuesta segura que además es muy saludable.

Renovar las recetas de siempre
Los potajes también se han constituido siempre como un grupo bien asentado entre las recetas de invierno. Gracias a su contenido nutricional (ricos en hidratos de carbono), su versatilidad y su precio en el mercado (suelen ser bastante económicos) están presentes en todas las cocinas del mundo.

Pero, si quieres darles a las recetas de siempre un nuevo toque, decídete por un plato como estas lentejas con confit de pato, una mezcla sabrosísima. Eso sí, se ha de tener cuidado con las grasas que aporta el confit de pato, cocinado durante bastante tiempo en su propia grasa tiene un alto contenido calórico.

Y si eres de los que prefieres el pescado, tus opciones también son muchas y variadas. Una de ellas es este Marmitako de bonito. De origen vasca, esta sencilla receta permite que los comensales disfruten de este pescado azul. Rico en Omega-3, el bonito ayuda a reducir los niveles de colesterol y los triglicéridos. Acompañado de las patatas y de verduras como la cebolla y los pimientos, el marmitako rebosa nutrición sin demasiadas calorías.

Disfrutar de la variedad y calidad de la gastronomía en invierno no sólo es necesario para el organismo sino también un lujo al alcance de todos.