Conserva los nutrientes, detiene el proceso natural de degradación y evita el crecimiento de bacterias. La congelación de los alimentos se ha convertido en la técnica de conservación más usada y efectiva. Las numerosas ventajas que presenta tanto para adultos como para los más pequeños y la variedad de alimentos congelados existentes son sus principales bazas. Pero, ¿qué hay que saber de los productos congelados y cómo sacar el máximo partido de ellos?

Recomendaciones para comprar alimentos congelados

1. Comprar únicamente paquetes limpios y sin roturas.
2. No coger los envases con escarcha, los que se muestren blandos al presionarlos con los dedos o aquellos en los que el producto se encuentre apelmazado. Ello indica que en algún momento, almacenamiento, transporte, etc., se ha roto la cadena de frío.

Conserva los
nutrientes, detiene
la degradación
natural de y
evita
las bacterias

3. Comprobar que el producto está bien etiquetado y que reseña peso, fecha de congelación y de caducidad o consumo preferente así como normas de almacenamiento y preparación.
4. Hay que procurar que estos comestibles sean los últimos en ser adquiridos durante sus compras en el supermercado, a fin de que permanezcan el menor tiempo posible a temperatura ambiente.

Ventajas de la congelación:

Seguridad e higiene. La degradación de los alimentos congelados es más lenta y además está a salvo de numerosos microorganismos y bacterias.
Frescura. Si se ha mantenido la cadena de frío, estos productos mantienen al descongelarlos todas sus cualidades en cuanto a color, sabor, apariencia, textura, etc.
Valor nutritivo. Casi todos los nutrientes de los alimentos congelados se mantienen sin pérdida alguna.
Universalidad. La mayoría de los alimentos -crudos o ya cocinados- se puede congelar.
Economía. De los productos congelados se aprovecha todo; y eso supone a veces una ventaja. Por ejemplo, cuando se compra pescado fresco se desecha entre el 30 y el 40% de la cantidad comprada.
Todo el año. Como los productos se conservan perfectamente en el congelador podemos disponer de ellos en cualquier momento aunque no sean de temporada.
Comodidad. Los alimentos congelados son fáciles de almacenar y vienen preparados para ser cocinados o calentados directamente sin que se tengan que lavar o limpiar.

No hay que olvidar que la congelación inmediata de un alimento tras su recolección o captura impide que empiece siquiera a degradarse garantizando además la ausencia de parásitos.

Trucos para congelar en casa

  • Pescado. Teniendo en cuenta que a las tres horas de su captura empiezan ya a aparecer en el pescado sustancias nocivas que pueden provocar reacciones alérgicas e intoxicaciones es recomendable comprar pescado ultracongelado en alta mar en el mismo momento de su captura. Si compra pescado fresco en el mercado consúmalo inmediatamente. Eso sí, no lo congele de nuevo si ya lo había estado antes.
  • Mariscos. Deben congelarse crudos, en bandejas y separados unos de otros. Para descongelarlos es suficiente meterlos en agua hervida con sal durante tres minutos.
  • Verduras y hortalizas. Para congelarlas es necesario lavarlas, quitarle las partes no comestibles, escaldarlas y dejarlas enfriar antes de introducirlas en el congelador. A la hora de descongelar hay que ponerlas directamente a hervir. Las verduras que mejor admiten la congelación son las espinacas, las alcachofas, los guisantes, las coliflores, las zanahorias y las judías verdes.
  • Carne y aves. Si van a congelar piezas enteras se aconseja que se elimine de ellas toda la grasa que pueda así como la piel y los huesos. Si las piezas pesan más de dos kilos conviene trocearlas.
  • Legumbres y frutas. Se prestan bien a la congelación siempre que estén maduras, sean frescas y no tengan picaduras de insectos, moho o manchas. Las legumbres deben escaldarse y dejarse secar. En cuanto a las frutas deben pelarse antes o lavarlas y luego cubrirlas con azúcar o almíbar. Las patatas y las pastas no son aptas para la congelación. Las primeras, se endurecen y las segundas, se ablandan. Tampoco resisten bien la congelación la lechuga y los champiñones.

Enlaces relacionados

Trucos para descongelar (La Sirena)
Ragú con choco
Croquetas de espinacas
Langostinos al oporto
Guisantes con jamón
Albóndigas de merluza con sepia, gambas y patatitas
Crema de guisantes