Con la llegada del buen tiempo las ensaladas se convierten en una de las alternativas más sencillas y sabrosas para comenzar las comidas. Sin embargo, aún no hace demasiado calor para deleitar el paladar con un plato frío. Por ello, las ensaladas tibias suponen una opción perfecta.
Ni calientes ni frías. Así son las ensaladas que hoy presentamos. Tibias, templadas, perfectas para esta época del año en la que el calor empieza a asomar tímidamente y hace que a paladares y estómagos se les apetezcan platos algo más ligeros aunque no demasiado refrescantes.
Las ensaladas tibias pueden además prepararse con infinidad de ingredientes: además de las consabidas lechugas, hojas y brotes verdes y otras hortalizas, casan a la perfección con carnes, pescados, mariscos e incluso legumbres dando lugar a combinaciones originales y sabrosas. Además gracias a su variedad de ingredientes dejan de convertirse en meros entrantes para constituir el plato fuerte de almuerzos y cenas.
Estos platos son, por regla general, sanos y nutritivos, y suponen una buena manera de cambiar los menús de siempre, algo fundamental si en casa hay niños. En este caso, combinar ingredientes ligeros con otros ricos en hidratos es la mejor manera de ofrecer una comida completa. La ensalada tibia de alubias con pechuga de pavo es un ejemplo de ello.
También esta ensalada de garbanzos y pimientos o esta otra de lentejas son dos buenas alternativas para disfrutar de tus legumbres de siempre de una manera muy diferente.
El arroz es otro de los ingredientes estrella de las ensaladas. Gracias a su alto contenido en hidratos de carbono aporta una dosis extra al organismo, por lo que es un alimento perfecto para reponer fuerzas. Si lo combinas con setas y cigalas tendrás una ensalada digna de los chef más reputados.

Las ensaladas templadas pueden ser originales entrantes o bien el plato fuerte de la comida

Los pescados y mariscos como las cigalas que acompañan a este arroz suponen también un ingrediente exquisito para darle el toque de distinción que muchas veces falta en nuestras ensaladas. Convierte tu receta preferida en un plato marinero incorporando chipirones como en esta ensalada o unos mejillones que aliñamos con una vinagreta de mostaza que se convertirá en una importante fuente de vitaminas.
Por supuesto, verduras
Sin lugar a dudas, las verduras son los ingredientes que no pueden faltar en ninguna ensalada. Pero más allá de lechugas o tomates, existe un amplio abanico de hortalizas que dan lugar a ensaladas exquisitas. Prueba con ésta de judías verdes y maíz o esta con espárragos, setas y huevos que dará una dosis extra de proteínas.
Si quieres sorprender a tus invitados con un entrante único, hazlo con esta ensalada templada de patata con huevo y anchoas.
Y para los más pequeños de la casa, no dudes en ofrecerles esta ensalada de pollo con verduras y aguacate. Estarán tomando un nutritivo plato casi sin darse cuenta.
Si cambias las vinagretas y alternas unos ingredientes por otros, probando con los que más te gusten, tu repertorio de ensaladas templadas crecerá aún más.

Nuestras diez propuestas

1. Ensalada tibia de alubias con pechuga de pavo
2. Ensalada tibia de garbanzos y pimientos
3. Ensalada tibia de lentejas
4. Ensalada tibia de arroz con setas y cigalas
5. Ensalada templada de chipirones con vinagreta
6. Ensalada templada de mejillones
7. Ensalada templada de patata con tomate, huevo y anchoa
8. Ensalada templada de judías verdes
9. Ensalada templada de espárragos y huevos mollet
10. Ensalada templada de pechuga de pollo con espinacas, aguacates y tomatitos cherrys