Caravasar

Caravasar: Creatividad en La Judería

Por Rolandino

Nombre Caravasar
Dirección Calle Romero 3, Córdoba (  )
Horario De 13:00 a 15:30 y de 19:30 a 23:00. Excepto el martes: sólo de 19:30 a 23:00
Teléfono 957200305
¿Tiene Cruzcampo? No
Terraza

En tiempos como los actuales, cercanos a una crisis brutal y en los que la hostelería se ha convertido en una suerte de refugio en el que no pocos han buscado una salida creyendo equivocadamente que es una actividad para la que cualquiera sirve y en la que la experiencia, el conocimiento y el oficio no son esenciales, se acerca uno al restaurante Caravasar seguro de que no se va a ver defraudado.

Si hay algo de lo que no hay duda, aún sin haber pisado el restaurante, es que sus propietarios saben de esto, son auténticos profesionales y todo ha sido meditado, estudiado y duramente trabajado. Sí, no había tenido la oportunidad de comer en él hasta hace unos días, grave fallo, y sin conocer el restaurante franqueo su puerta convencido de que saldré satisfecho.

No me equivocaba. Cada día que pasa valoro más un buen servicio y el de este Caravasar es más que notable. Dispuesto en todo momento, profesional, conocedor de su oferta, paciente. El local, situado en el entorno de nuestra Mezquita-Catedral, al lado de su hermana Casa Pepe de la Judería es amplio, con una bonita decoración que proporciona una agradable de confort y lujo sin estridencias ni excesos.

Con esta impresión inicial la predisposición era inmejorable. Y el restaurante da la talla. Quien se acerque a comer o cenar a Caravasar creyendo que se trata de uno más de los muchos restaurantes del casco histórico especializados en comida típica cordobesa se verá frustrado. Quien espere raciones gigantescas de flamenquines, berenjenas y salmorejo se enfadará. Estamos ante un restaurante que huye deliberadamente de la por otro lado magnífica típica cocina cordobesa, se esfuerza por ofrecer experiencias nuevas y se caracteriza por la creatividad sobre la base de una tradición que se adivina muy estudiada.

La carta es ciertamente breve, quizá el mayor pero que pueda oponérsele, aunque cuenta con una carta de vinos bien estructurada a unos precios razonables. Fabuloso el pichón y soberbio el cordero, los postres son sin embargo desiguales, y aunque estimables no están a la altura del resto de la carta. No es este un restaurante barato: no puede serlo si valoramos con justicia lo que ofrece. Pero no tengo duda de que se va a convertir en un restaurante de referencia en la ciudad, tanto para los turistas que abarrotan la zona como para los cordobeses aficionados a la buena mesa.