Nombre Restaurante ReComiendo
Dirección C/ Alcalá Zamora, 5 ()
Horario De 14.00 a 16.00 horas y de 21.00 a 23.00 horas
Teléfono 957107351
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

 

Perico Ortega. Lo asocio a varios nombres de restaurantes, también a una larga historia en las cocinas y al frente de varios locales que he ido conociendo de primera mano, ya que he seguido su trayectoria desde los inicios. Como sucede con algunos cocineros, la personalidad de Perico se refleja en la forma de entender la cocina de ReComiendo. Y esa filosofía es la memoria de su propio pasado, de sus recuerdos, de su infancia personal cargada de todo lo bueno y carente de toda amargura, que se perfila a través de los simples platos de duralex que ya no existen y que él tiene que buscar con lupa.

 

Aunque presenta un menú bastante completo, con unos doce platos aproximadamente, me gusta más acercarme a la carta para seleccionar a gusto. Es más agradable elegir y combinar los platos a placer que someterse a la tiranía de un único menú, así que la combinación de ambas posibilidades es la adecuada.

Su cocina se nutre en los orígenes, en un producto que selecciona, cuida y sabe trabajar. Platos como la delicada mazamorra veraniega se visten con granada, castañas y setas para convertirse en mazamorra de otoño, un plato más contundente y propio de los primeros fríos. Andalucía en toda su madurez, en su conjunto, no solo limitada a Córdoba, algo que aplaudo, y eso sí, con lo mejor de cada casa: una impresionante selección de AOVES, platos clásicos como las costillas Clint Eastwood o el cochinillo crujiente al lado de pequeñas travesuras que siempre le han divertido (y a sus clientes) como el Jarabe para la tos (Fino Mary) o el chupón Kojak.

 

Entre sus platos surge la evocación al abuelo panadero que preparaba suculentas migas que él rescata, y que, humedeciéndolas con caldo de cocido, consigue proporcionarles un aroma especial. El aroma de muchos de sus platos, que siguen esa huella de la memoria y el recuerdo. Lo bueno de Perico es que conoce muy bien el trabajo de la cocina de fondo, y eso siempre se nota: los pichones asados son la muestra. Para hacer travesuras hay que dominar la difícil enjundia de las salsas y de la técnica. Los años pasan, Perico es hoy por hoy un cocinero maduro, en sazón (ojo, él no entra en la carta) y su restaurante, ReComiendo ha madurado con él. Todo eso se percibe en su propia seguridad y en que los juegos están equilibrados, son los justos, sin excesos, moderados. Mantiene cierto toque pícaro que no pierde pero regalándonos platos con enjundia, para quienes les gusta comer-comer. Y aventuro que esa faceta irá a más.

 

Por otro lado, el menú se completa con una selección corta pero buena de panes caseros y con una bien dotada carta de vinos, especialmente generosa con los vinos andaluces, que completan la armonización del menú. En cuanto al local, es confortable, está bien iluminado y es coqueto.