La Furgo

La Furgo: A la espalda del sultán

Por Vicente Sánchez

Nombre La Furgo
Dirección Ronda de Isasa, 7 Córdoba ()
Horario De 12:00 a 01:00
Teléfono 957246929
¿Tiene Cruzcampo? No
Terraza

La Ronda de Isasa debe su nombre a Santos Isasa Valseca, natural de Montoro, que fue ministro de Fomento con Cánovas del Castillo. Desde su cargo propició la terminación del muro de contención del márgen derecho del río Guadalquivir, iniciado un siglo antes.
De aquí viene el dicho popular cordobés que dice: «Duras más que la obra del murallón». La última intervención urbanística (no olvidemos que por aquí pasaba no hace mucho la carretera nacional) ha propiciado su peatonalización y el diálogo de la ciudad con el río. Por ser una zona de gran valor turístico, se ha visto repleta de restaurantes y bares, sobre todo los fines de semana, para solaz de nuestros visitantes.
No se desvaría mucho al pensar que el nombre de este restaurante La furgo provenga de las furgonetas de comida ambulante o food truck tan abundantes en Berlín o Nueva York y que tímidamente comienzan a proliferar por diferentes zonas de España o en ferias al uso.
Al ver la carta da la sensación de que estamos ante una cocina de fusión cuando con más acierto sería de «composición» internacional. Se trata de una comida de ejecución rápida y estándar, muy aderezada pero de desigual resultado, al servicio de la movilidad en las mesas porque así lo exige el ajustado precio de sus raciones.

Se ofrecen ensaladas, risottos, tatakis, hamburguesas, noodles, confit de pato, tacos, etcétera. Tal como si Phileas Fogg hubiera desparramado su mochila gastronómica al llegar de nuevo a Londres.
Como tan de moda está, se relatan todos los ingredientes de cada plato que para epatar deben ser cuanto menos exóticos o transculturales, valga como ejemplo sus «gyozas» (especie de empanadilla oriental) de cerdo, cebolleta y jengibre con panceta ahumada, wakame (alga comestible), caramelo de soja y mahonesa de yuzu (cítrico oriental).
El local es agradable, divertido, con una decoración original que no se merece lo descuidado de sus distintos aseos. El servicio es muy afable y atento, presto para aclarar cualquier duda que se tenga a la mesa. La carta de vinos no es muy sugerente pero tienen una rica y fresca cerveza que acompaña a la perfección a su ardiente pizza «alla diavola». De fondo una magnífica música recrea el ambiente.