Nombre Il Basilico
Dirección Avenida de las Civilizaciones, 55, Mairena del Aljarafe (  )
Horario De 13:45 a 23:30. Domingos de 13:45 a 16:00
Teléfono 955986311
¿Tiene Cruzcampo? No
Terraza No

Hace unos meses decíamos que Porta Rossa era de los pocos italianos significativos de la capital. Pues ya tiene compañía. Aunque no en «la ciudad» exactamente, porque encontrar este restaurante en Mairena del Aljarafe nos costo una pelea entre nosotros y otra con el navegador. Así que si no conoce la zona, ármese de planos y de paciencia porque es complicado llegar… pero hay que ir.

Su propietario, mitad italiano, mitad español, proviene de la Escuela de Hostelería y estuvo varios años de director de hotel hasta que montó este negocio. Sus explicaciones pacientes y didácticas de cada plato te dicen mucho de su pasión por la cocina de su país. Lo primero que sorprende al cruzar las puertas es la originalidad del diseño del local tan amable y sorprendente como el trato del personal.

Hemos empezado con una tabla de quesos y embutidos de la que nos ha sorprendido especialmente los quesos italianos por su variedad, sabor y presentación. Un lujo. También probamos una insalata siciliana que es una ensalada de naranja en gajos, piñones y canónigos con espuma de agua de azahar original y riquísima.
Para acompañar los primeros y antes de los segundos hemos pedido una pizza bufalina de mozzarela di Bufala y tomate fresco que es el gran hallazgo de este restaurante no tanto por los ingredientes, que también, sino por la excelente masa, muy fina y su excelente preparación, que la sitúan en primera posición en preferencia para cualquier pizza adicto que la pruebe.

De segundo hemos pedido pasta rellena. En concreto tortellini alla panna, carne con nata para entendernos, suave y fresca. Deliciosa.
A la hora del postre hemos compartido el clásico tiramisú italiano del que lo mejor que se puede decir, que no es poco sino todo lo contrario, es que es tan clásico como el que siempre nos ha gustado, sin innovaciones. Y un carpaccio de piña con helado de coco y menta refrescante.
En definitiva un sitio para repetir hasta darle la vuelta completa a la carta. Pero como último consejo antes de ir, reserve, porque no hay más de diez o doce mesas y porque si va usted hasta alli, consigue encontrarlo y no tiene mesa se va a enfadar bastante con nosotros.