Nombre Bar Cafetería Benjamín Martín
Dirección Cruz, 13 (  )
Horario De 7:30 a 15:30 y de 20:00 a 00:00
Teléfono 954231108
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Curiosamente en estos días hay un tema de conversación que ha desbancado a otro en las barras sevillanas. La calor ha desplazado a la cosa de las tertulias de bar. Del hay que ver cómo está la cosa hemos pasado al vaya tela la calor que hace.

Con las mismas andaba el cronista tabernario el otro mediodía, aplastado por la que estaba cayendo en el Porvenir, cuando me acordé de Carrier -ése hombre- inventor del aire acondicionado y de lo fresca que tiene Benjamín la Cruzcampo. Dicho y hecho.

Contra el criterio de muchos amigos, que sostienen que sacar a la luz pública bares y tabernas poco conocidos es estropearlos para siempre, voy a hablarles de este bar de El Porvenir.

Una vez allí, libre del purgatorio de la calle, el hijo de Benjamín, tercera generación en el barrio, me tiró una Cruzcampo en vaso fino y helado que me devolvió a la vida. Desde 1953 tienen los Martín este sitio que antes fue una tienda y, desde hace unos años, es bar-cafetería con comedor detrás.

Recuperado el resuello y resuelto a quedarme allí un buen rato me pedí un tomate aliñado, dulce y maduro, arreglado con orégano y demás avíos: perfecto. La cerveza estaba tan rica que no deja pensar en otra cosa. Una tapa de ensaladilla magnífica, me dio pie para irme a portagayola por la especialidad de la casa: las cabrillas.

Aunque presuma Benjamín del bacalao con tomate, que sí es verdad que está bueno, las cabrillas son de monumento. Sobresaliente cum panem…para mojar. Y sus hermanos menores, los caracoles también. Algo tímidos ambos, necesitan de palillo para sacarlos, pero sobre todo la salsa de las cabrillas es portentosa.

Tiene Benjamín, además de a su hijo, a su esposa Purificación Jiménez bordando la cocina. Atún plancha o mechado, el menudo, o una tapa emblemática del barrio: el chipi a la plancha, todo es de categoría. Posee también una buena condición para los desayunos, no sólo por el bario residencial y apacible, sino por sus tostadas de pan con mechada y sobre todo por su tortilla de patatas casera con mayonesa. Lo que desayuna la gente…

No dejen de probar su pulpo a la gallega pero también sus croquetas caseras, de verdad, y no de la casa findus, y sus montaditos, sobre todo el de pringá.

Con una decoración naif, con cuadros de su dueño, y recuerdos al que fue titular de una conocida tertulia allí, el escritor Moreno Galvache, lo de Benjamín es un templo de la ancient cuisine, la de siempre. Cierran todo el fin de semana.

Lo mejor es que no se lo digan a nadie, así todos podremos seguir disfrutando de este pequeño oasis en el desierto veraniego de Sevilla. Ya saben: chitón y el que quiera saber que vaya a Salamanca.