Nombre Bar Cofiñal
Dirección Calle Pedro Pérez Fernández, 4 (  )
Horario De 7:00 a 23:00
Teléfono 954455609
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Dice el honorable Mas que ya está cansado de mantenerme. Vamos, que está harto de subsidiar andaluces y por lo tanto, como andaluz que soy, de sostenerme económicamente, o sea, de apadrinarme. A mí lo que me gustaría es conocer personalmente al catalán que me tiene apadrinado y contarle en qué me gasto su dinero. Uno de los sitios al que lo llevaría sería al bar Cofiñal.

Allí, desde que llegaron con 14 años en 1976, emigrando desde la montaña leonesa en busca de un futuro -tal y como hicieron millones de andaluces a Cataluña- los hermanos Manuel y Abel sostienen un bar que nunca ha sido reformado ni en la forma ni en el fondo. Todo es tradicional y tiene ese aire setentero que hasta los ha hecho plató de rodaje de la película Grupo 7.

La pequeña población montañesa de Cofiñal es cuna de varios hosteleros que en primera o segunda generación se han hecho sevillanos y, como no podía ser de otra forma, béticos hasta las trancas. Abel y Manolo son dos hermanos que acudieron al efecto llamada de otros paisanos leoneses que prosperaron en el oficio y que, al calor de la Escuela de Peritos Industriales ubicada en Los Remedios, ofrecían café y tostadas desde muy temprana hora a alumnos y profesores. Están ya tan mimetizados con el ambiente que tienen hasta el aspecto venerable de los mayoristas(sesentones) del barrio, pero conservando aún el tono de hablar bajo y elegantemente pausado de la tierra leonesa.

En el bar siempre han tenido presente su pueblo con fotos tan nostálgicas como bellas y, sobre todo, con productos y dulces típicos de la zona como los Lazos de Cistierna , los sublimes y míticos Nicanores de Boñar, el sueño de hojaldre más fino que encontrarse pueda, amasado con la mantequilla de los prados verdes del rio Porma.

Pero Abel no se quedó en el desayuno y gracias a su carácter emprendedor y echado palante, supo trasladar a la cocinita del local todos los sabores de sus montañas: las míticas mollejas en salsa (de ternera o cordero), cocidos, alubias con chorizo, tortillas de patatas al estilo de Remellan y por supuesto, su majestad la cecina, últimamente elevada a los altares y sofisticada hasta el punto de ofrecerla en sus diversas variantes (ternera, buey del Valle del Esla, vaca gallega, ciervo etc.), siempre servida con un chorreón de aceite de oliva andaluz y que recomiendo tomar con un vino de la montaña de uva Prieto Picudo Valjunco. Un tinto humilde y sin pretensiones que se empieza copeando y se acaba tomando por botellas…

Si hay una tapa en Cofiñal que les recomiendo vehementemente es la sopa de ajo: pro-di-gi-o-sa. Tremenda tapa para apretarse con una Cruzcamp que es un clam…de bien tirada en un mostrador siempre más limpio que un jaspe y continuar con chorizo del Puerto de San Isidro o la morcilla de Boñar.