Nombre Chiva Tapas
Dirección Avenida de El Greco, 12 (  )
Horario De 7:00 a 00:00. Cierra los domingos.
Teléfono 954574677
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Sevilla es una ciudad concursal. No me mire así querido lector, que viene usted a esta página siempre con ganas de guasa… no me estoy refiriendo a la competición de tiesura en que se hayan inscritas empresas, clubes y asociaciones de la ciudad, que ese negociado lo lleva en ABC con gran sapiencia el Sr. Montoto. Hablo de esta manía novelera por hacer de todo un concurso a mayor gloria de sus organizadores. No hay motivo que no tenga su torneo con el correspondiente apartado para figuroneo local.

Y el tapeo no podía ser menos. Raro es el bar que no tiene en la puerta el cartel de tal o cual concurso y su oportuna tapa concursal. Si para todo fuéramos tan competitivos, otro gallo (empanado o en arroz) nos cantaría…

Hoy acarreamos a esta página una casa que lucha con buen pie y mejores manitas. Chiva Tapas está en uno de esos afortunados barrios que, como Pio XII, tienen bares que son de lo mejor de Sevilla. En su espléndida barra o en el coqueto y elegante comedorcito puede el buen aficionado degustar una de las más encomiables y sustanciosas cartas de esta ciudad de nuestras entretelas.

Más de 40 años lleva Miguel Campos y su costilla dando cucharadas de gloria en este local que nació como taberna y que nunca ha renunciado a tan noble epígrafe. La cocina de María José no es de barra ni de mesa: es de reclinatorio. Sublimes espinacas con garbanzos, croquetas de jamón o gambas, cocido serrano con pringá, chícharos o fabes, arroz con perdiz o de mil maneras, (¡ay! de aquel glorioso arroz imperial). Allí podemos hacernos la manicura: manitas de cerdo con foie fresco. De tiritera. Y con detalles como su pan de bollo calentito en la tostadora, para mojar y no dejar gota.

Miguel es tabernero de Manzanilla, como le gusta distinguirse de los de Villalba que son de restaurant (sic). Y cuenta cosas impagables, mientras prepara sus personales yintonis: como cuando se limpiaba el suelo con agua y aserrín y ahora no se puede porque el aserrín es de aglomerado, lleva pegamento, levanta polvo y no sirve.

Miguel y María José están entregando la cuchara al homónimo vástago varón, que ha estudiado en la escuela de Heliópolis y ofrece notas más modernas en su comanda como el tataki de atún con brocheta de verdura en tempura, el bacalao confitado al pilpil con migas y sopa de pan o los níscalos con butifarra servidos en un plato moderno como un castoreño del revés.

Aquí gastan garbanzos de Campo de Tejada, aceite de Montellano y arroz bomba. Y con estos elementos y buenas maneras las cosas salen bien. Como sus lomos de merluza gratinada, la carrillá al PX o la tosta de presa con almogrote canario. Tapeo regable además de con una buena Cruzcampo, con un rioja redondo Fernández de Piérola crianza.

Le dejo en buenas manos (de cerdo con salsa y foie).