Nombre Bar Julio César
Dirección Calle Julio César, 2 (  )
Horario De 7:00 a 18:00
Teléfono 606588992
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Que en Sevilla todos los caminos conducen a Roma, eso, es más verdad que todas las cosas. Y algunos se desvían y terminan en Sodoma y Gomorra, pero esto es otro cantar.

Y otra cosa les digo: en el tema de la antigua Híspalis y su río Betis el que corta «el bacalati» es el gran Félix Machuca que acaba de despachar un novelón de romanos que ya están ustedes tardando en tener entre manos: El sueño del búho. Si es que el amor que siente don Félix por todos los asuntos de la Bética le pierde…

¿Qué tiene el Bar Julio César para enganchar?

bar-julio-cesar (2)

Y hablando de Roma, por la puerta de este artículo asoma un bar con nombre de emperador. Julio César lleva casi medio siglo abierto y se diría que el tiempo no ha pasado por él, ni en su decoración ni en su comanda.

El bar Julio César es una joya setentera diseñada por el pintor sevillano Enrique Ramos y que sus propietarios han tenido el buen gusto de conservar prácticamente intacto. En su interior todo es exacto y mínimo, aunque siempre se cabe. Su barra es como tiene que ser una barra y, además, tiene reclinatorio dando a la calle para los amigos del Lorenzo.

Sus escasas mesitas de a dos, junto a la pared recogen a los habitantes de las oficinas y negocios cercanos que acuden a la terapia sabia de un tapeo intemporal y de un trato en el mostrador a cargo de José María y señora con diálogos inenarrables.

¿Y su cocina?

bar-julio-cesar (1)

De su cocina ─y ojo que sólo abren de lunes a viernes─ sale toda una arqueología tabernaria en vías de extinción por el expolio que el tiempo, las modas y el olvido cometen con la gastronomía hispalense. Un menudo glorioso, con papas fritas de verdad o su imperial ensaladilla rusa coronada por un cachito de melva.

El apoteósico arroz con higaditos de pollo o el mero en amarillo. A uno se le agotan los adjetivos para seguir apuntalando la carta de tapas de esta bendita casa, porque no queda bien y además me llaman la atención en el periódico, pero de esa cocina donde siempre hay una señora pelando papas sale una legión imperial del buen yantar.

juliocesar7r

Para colmo tiran la caña de Cruzcampo sabiamente, como mandan los cánones, con lo que no hay manera de tomar solo una vara.

Lo mejor está por llegar, que decían los amigos del citado «beticista» Machuca, y es siempre su plato del día: lentejas, guisantes con jamón, arroz. Uno tiene debilidad por sus huevas con mayonesa, por su chipirón plancha o sus habas con choco (tapa que merece catalogación de protección especial), pero otra cosita les digo y es que se desayuna casi tan bien como se come; con su «tostá» de buen pan con aceite y jamón del bueno.

En fin, lo dicho; háganse con la novela de la lengua antigua de don Félix y de paso disfruten de esta sortija antigua de bar. No se arrepentirán de ninguna de las dos cosas.