Nombre Bar Charcutería Keycha
Dirección Calle Espinosa y Cárcel, 12 (  )
Horario De 8:00 a 0:00. Sábados de 10:00 a 0:00.
Teléfono 670593511
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

 

No todo está perdido. Una modelo sevillana y palaciega por más señas, de 22 abundantes primaveras y bautizada como Lorena Durán, triunfa en las pasarelas con la talla 42. A los buenos y escasos aficionados al mujerío de empaque y tronío que vamos quedando la noticia nos llena de gozo y satisfacción. Atrás quedaron las caninas y las canijas; el raquitismo y la anemia. Por fin se reconoce a la maciza de toda la vida de Dios, lo que viene siendo una dama ajamonada metida en carnes. Laus Deo.

Hablando de jamón del bueno, no se pierdan el bar de hoy, Keycha, que significa queso y chacina dicho como en “cani” para abreviar. Entrar aquí es poner los pies en el paraíso de la leña ibérica de calidad. Como tres años hace que los hermanos Domínguez, Javier y José Antonio, avalados por la experiencia de cuatro generaciones como tratantes de guarros morenos, decidieron abrir este un charcu-bar donde lo mismo se venden al corte perniles de Guijuelo, Sierra de Extremadura, Sierra de Huelva y Valle de los Pedroches, y los envasan ellos mismos al vacío, por lo que se los puede usted llevar “puestos” en su mostrador o sus veladores.
Despachan todo tipo de chacinas de Castro y González entre las que destaca un salchichón, que para el menda lerenda que esto escribe es más difícil de encontrar con esta calidad que el jamón mismo. Disponen también de una selecta cocina en latón de la que no hay que dejar escapar la fabada Alta Sierra de Tineo. Para echar lágrimas como judiones…
Los quesos merecen mención aparte: Gran Reserva de Hermanos Gamazo y Berrocal viejo. Dos alhajas curadas que casan la mar de bien un Lagar de Isillas o un Ostatu Rioja.
En esta ermita del ibérico, próspera gracias al boca a boca de una clientela fiel que valora el producto y la cordialidad del personal, nos recibe un altar de zancas de porcino que ocupa un sitio preferente, iluminado como si de retablo barroco se tratase. Allí mismo, Pablo Montiel, maestro cortador Cuchillo de Oro 2015, esgrime con el bisturí jamonero unos platos a los que da pena meterle mano de bien presentados que están.
La cocina es sencilla y casera, en eso tiene mucho que ver la matriarca, Fina, que supervisa los guisos y la limpieza exagerada del local. Entre sus tapas estrellas están la ensaladilla, las habas baby con taquitos de jamón y huevo, carrillada ibérica, plancha de cola de toro confitada con jugo de presa ibérica, arroz negro con chipirones en su tinta, presa ibérica con manteca y especias, espinacas con garbanzos y el clásico montaíto Keycha de taquitos de bellotero y salmorejo.
Además, desayunar en el Keycha con un café 100% natural y su tostada de aceite y jamón, garantiza empezar el día con buen pie (de bellota).
El Keycha es un sitio imperdonable para cuidar y mantener la línea curva y ajamonarse a gusto. Disfrutenlo mientras puedan.