Nombre Cañabota
Dirección Orfila, 3 (  )
Horario De lunes a sábado de 13.00 a 16.00 y de 20.00 a 23.45
Teléfono 954870298
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Por aquello del morbo de la novedad y porque preferimos el pescado a la carne, en nuestra primera crítica en estas páginas nos hemos acercado a un establecimiento nuevo en tan sevillana calle como Orfila, en esquina con José Gestoso, junto a Los Panaderos y a un poco más de la Plaza de San Andrés y de Las Setas. Es Cañabota.

¿Qué hay detrás de Cañabota?

Cañabota, que evoca también aires marineros (es un pez familia de los tiburones), es un establecimiento nuevo, con un concepto y decoración distinto a lo que estamos acostumbrados, pero tras si tiene la experiencia del equipo formado por Juan Luis Fernandez, con gestión ya demostradas en otras aventuras gastronómicas, y que tiene como chefs a Marcos Nieto y a Rafa García.

Lo primero que sorprende en este nuevo bar es que nada mas entrar encontramos un pequeño mostrador de una pescadería que ofrece, sobre todo a primeras horas del día, buen pescado, el mismo que, obviamente, puede ser degustado en el establecimiento.

Cañabota ofrece a sus clientes una larga barra con asientos bajos, algo no muy frecuente en la ciudad, y mesas con taburetes altos. La cocina está a la vista tras la barra y en medio una parrilla que aromatiza agradablemente el lugar y despierta los jugos gástricos nada mas entrar.

Optamos por las mesas altas y nos lanzamos a probar las ofertas gastronómicas del Cañabota. Tras el aperitivo de la casa, empezamos con unos mejillones hechos a la brasa (5,50 euros) y un lomo de atún mechado sobre crujiente (5,70), pero una de las estrellas de la carta es la sardina marinada sobre una base de compota de tomate en un pan de semillas (4.50 euros). Espectacular.

¿Qué encontramos en la carta?

canabota6 canabota7

Seguimos surfeando en la carta y el ojo se va a las ostras a la parrilla con un sutil toque de mantequilla tostada ( 3,50 la unidad).  Probamos alguno de los pescados que se ofrecen, y en este caso optamos primero por un pescado del día, el  pámpano (también conocido como japuta) a la brasa sobre una cama de pimientos del padrón y ajitos y ñoras por encima (18 euros la ración de 150 gramos). En el punto perfecto y sabroso.

canabota9

También nos atrevemos con una corvina a la plancha  con una guarnición de tropetas de la muerte (7,90 la tapa). Estupendo el punto a la plancha del pescado y muy sabroso el acompañamiento. La siguiente etapa era probar productos mas elaborados y nos sorprendió muy gratamente el pulpo en agua de patatas con alga kombu, (7,40) un plato muy innovador que se toma con cuchara. También sorprende las papas y huevos de chocos, que es una sopa elaborada con tinta de calamar y en el centro huevos de chocos (7,40). El siguiente objetivo fueron unos chipirones rellenos (4,90), bien ejecutado, pero no tan sorprendente como las tapas anteriores.

canabota3 canabota2

En la carta se ofrecen también pescados del día que se pueden elegir en el mostrador de la pescadería, y los productos  “sin espìna”, es decir para los amantes de la carne, solomillo de ternera polaca (19) y lomo de angus de EE.UU (19)

¿Y de postre?

Los comensales, salvo el que suscriben, no eran muy de postres, pero por aquello de la insistencia y por comprobar la destreza culinaria de los chefs no solo con los pescados, nos atrevimos con una calabaza con naranja y yogur, bien elaborada y muy original, y una tarta de limón (4.50 cada uno), solo aceptable en comparación con el otro postre.

canabota8

La comida estuvo regada por el vino blanco recomendado, un caldo de la Sierra de Málaga, de bodegas Jorge Ordoñez, llamado Botani, muy agradable al paladar y que dice la ficha de cata de la bodega (¡que todo lo hemos mirado!) que es una variedad de moscatel de Alejandría traído por la fenicios hasta estos pagos hace más de tres mil años. Ahí queda la nota histórica. Echamos en falta, sin embargo, una buena cerveza Cruzcampo fresquita.

Para ir cerrando la critica, Cañabota es un sitio recomendable con una buena relación calidad/precio, platos y sabores innovadores  y que vale la pena probar.