Nombre Casa Paco El Buen Comer
Dirección Luis Huidobro, 23 (  )
Horario De 13:00 a 16:30 y de 20:00 a 00:00
Teléfono 954584725
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Perder el AVE no siempre tiene que ser malo. Y si te ocurre al mediodía y alguien te dice que “¿porqué no vamos a Casa Paco en vez de lamentarnos y aprovechamos y comemos bien?”, entonces es lo mejor que te puede pasar. Así conocimos la barra de Casa Paco hace un par de meses y en esa misma visita nos dimos cuenta de cómo cruzaban la calle los platos a un pequeño comedor enfrente…y volvimos.

Lo de “pequeño comedor de enfrente” quiere decir eso, ni más ni menos. Que nadie busque ningún lujo porque por no tener, no tiene ni servilletas de tela, con la rabia que nos da. Pero aquí se viene a comer si es que encuentras sitio en las pocas mesas que hay. Y si pillas al camarero-sprinter y consigues que se pare un minuto contigo.

Lo primero es la cerveza, Cruzcampo y lo segundo el vino, hoy Ramón Bilbao, que el vino lo cuidan tan bien como en la barra. La carta que te dan es testimonial porque antes de que la abras ya te están sugiriendo lo que tienes que pedir de entre la extensa carta. Y uno, al final, lo que hace es pedir a medio camino entre lo que te indican y lo que recuerdas de la barra. Hoy hemos tomado su famoso pulpo a la parrilla en salsa de boletus, plato por el que valdría la pena venir aunque fuese el único. A esto lo hemos seguido con un chipirón con gambas y gulas, plato similar al mítico del Yebra, pero en nuestra opinión aún mejor. De segundos nos hemos inclinado por un soberbio bacalao al ajo blanco confitado y nuestro favorito, una presa ibérica con costra de mostaza tratada de forma similar a la de la crema catalana.

Hay muchos más platos de los que les podríamos hablar y que hemos ido conociendo gracias a su estupenda barra, de hecho es uno de esos sitios con una cocina pequeña de la que no sabes como pueden salir tantas cosas y tan buenas …mollejitas de cordero, bolitas de merluza, champi relleno,etc.

Hay otros “Casa Paco”, a este es muy difícil de llegar pese a saber la dirección, pero es al que más vale la pena venir. Eso sí, con amigos.