Nombre Casa Ruiz
Dirección Francos, 59 (  )
Horario De 07:00 a 00:00
Teléfono 954425505
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

«Plancha, freidora, un grill y poco más conforman lo justo y necesario para preparar una larguísima retahíla de tapas y montaditos, donde lo que manda siempre es la materia prima»

Siempre que entro aquí hay algo que me llama la atención: sus olores. Si cada vez es más cierto que se van perdiendo los aromas, que los bares de tapas son más impersonales, más planos, por culpa de la globalización, la climatización, la ambientación o la «pincelada» de autor; en Casa Ruiz siempre huele igual: a pringue, a jamón (sonando a bóveda) . Decenas de doradas patas belloteras de marca propia cuelgan de sus paredes como casi única decoración, junto a alguna foto de los guarros antes de pasar a mejor vida (sobre todo para nosotros).

Un mostrador en forma de lengua alargada permite al cliente rodear por completo a los camareros y convertirlos en protagonistas de la situación. No hay cocina cerrada y todo se elabora a la vista. Plancha, freidora, un grill y poco más conforman lo justo y necesario para preparar una larguísima retahíla de posibilidades en tapas y montaditos, donde lo que manda siempre es la calidad de la materia prima.
De cocina tienen el guiso del día: las carrilleras al vino tinto– no sé que aporta el tinto a la carne, aparte de afear la salsa-, los garbanzos en glorioso cocido serrano bien aviado, la carne con tomate, pisto, el potaje de alubias con chorizo y tocino, ¡viva la cocina creativa!, una tortilla de patatas de vicio, aunque no siempre la tengan, o unas papas «aliñás» de culto, triduo y novena – vi a un camarero vaciar las migas del fondo de una lata de melva con su aceitito en la fuente de las papas- ¡toma ya toque de autor!
Una espectacular batería de latas de conserva- melva, bonito, atún, mejillones … servidos en tapa o en montadito, ligeramente calentados entre rebanadas de auténtico pan, así como un completo surtido de chacinas; conforman el prodigio de lo simple pero a la vez suculento. Destaco, a mi gusto, el montadito de morcilla de hígado y la tapa de salchichón ibérico en tacos. El lomo a la plancha con una lonchita de tocino, el lomo al jerez o el supremo lomo en manteca ¡toma ya tapa culta!; son incontestables en esta Casa.
Buena cerveza. Cuidan a Jerez, Sanlúcar y a la Rioja pero maltratan a la Ribera del Duero… nadie es perfecto.
Esto caro no es, pero la calidad de sus tapas y lo rápido y bien que sirven sus camareros invitan a la bulimia y al exceso. Luego la “multa” refleja lo que nos hemos comido. Ni más ni menos.
Y de postre, montadito de torta de Aracena o alguno de sus quesos viejos… y sin darme cuenta vuelvo a mi obsesión por los olores de Casa Ruiz…