Nombre Cervecería Urbión
Dirección Fundación Vicente Ferrer, 2 (  )
Horario De 12:00 a 16:00 y de 20:00 a 00:00. Cierra martes
Teléfono 699147001
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

Hay cervecerías que merecen figurar en las páginas amarillas como clínicas terapéuticas mas que como negocios de hostelería.
-Ea, ya está Euleon complicando la cervecita de después del andamio con una teoría de las suyas…
-A eso voy, al poder terapéutico de esas dos o tres cañitas, no más, que sirven de desconexión y disfrute después de la faena de cada cual y ayudan a entrar en casa con otra carita.
-Eso, oliendo a cerveza.
-¿Y a cemento, a pagarés devueltos, al fantasma de E.R.E que E.R.E., a crisis… no huelo, sentrañas de mi alma y de mi cuerpo?…
En el barrio del Plantinar, en una bocacalle de Ramón y Cajal, la calle Urbión, nos encontramos con una cervecería, algo escondida pero de gran éxito. La Urbión es amplia y despejada, con mesas altas en la calle donde tomar algo más barato aún que una caña: el fresco. En sus vitrinas Frise, esas con retrovisor para mostrar al personal el género invertido, se amontonan variadas excusas para trajinarse unas Cruzcampo magníficamente tiradas. Marisco, mejillones gigantes, huevas de maruca o de merluza -para recibirlas con mayonesa- anchoas, gambas, queso en aceite… Tradicional su forma de presentar la mojama: aparte de su chorreón de aceite, lleva en el plato unas almendritas tostadas, que al tomarlas enrolladas en la loncha del salazón ofrecen un sabor único.

De cocina poca cosa, pero buena: pavías de bacalao, gambas fritas, lagrimitas de bacalao para comérselas como si fueran pipas y montaditos. Especialmente bueno el de chorizo picante; del que pica de verdad, o sea: ponme-otra-caña, ¡pero ya! … Caña, vaso de maceta o tanque, que de todo hay en ésta viña del señor…Gambrinus. (Por cierto, tengo que preguntarle al bueno de José María Olmedo cuando lo vea, qué le pasa a esta criatura que está desmejoradísimo…)
Para los poco amantes de la cerveza, aparte del tinto de verano, aquí tienen manzanilla de la casa y un excelente vermú del Condado que se puede tomar con sifón o solamente con su hielo y que yo recomiendo acompañar de unos tacos de mechada al comino, riquísima.
Y si la cosa está cortita: cervecita con chochos, vulgo altramuces; leguminosas que entretienen llenan y son muy nutritivas, como los informativos de Canal Sur.
El público es heterogéneo y eso da ambiente al bar. Estudiantes que tontean con niñas y de paso con los suspensos, tomando más rondas que la entrada a Madrid; matrimonios de los bloques de pisos del vecindario y ese especimen que abunda por los bares semanas después de los días del Gozo: el capillita que parece un soldado licenciado de alguna guerra, sin uniforme, y que husmea la presencia de otros excombatientes para contarse alguna batallita cofrade recientemente vivida.
Y todo esto, bien servido con abundantes camareros, buenos y guasones como debe ser.