Nombre Salsamento, ultramarinos bar
Dirección Jerónimo Hernández, 19 (  )
Horario De martes a sábados de 13:30 a 16:00 y de 20:30 a 24:00. Cierra domingos y lunes.
Teléfono 653952628
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

A Sevilla ha llegado el avión solar. Adónde si no. Anda que no le tiene que temer ese piloto a un nublao ni «ná». El caso es que hay quién se ha molestado por el ruido que hicieron los cazas de la escolta a las 7 de la mañana. Vamos a ver, señores, que a esa hora hay que estar ya en planta, duchado, desayunado y con el ABC leído; que al que madruga, el que está en San Lorenzo le echa una manita y de paso nos quitamos esa imagen de no dar un palo al agua, con la que está cayendo.

Por cierto que iba este cronista el otro día por la collación de Regina -zona roja o zona rosa, como ustedes prefieran- y estaban cayendo papas con chocos del cielo. Sol como para hacer volar un Airbus solar cargado de sandías y en esto que entré en un sitio con el aire acondicionado mejorcito que he visto en tiempo. Salsamento, una tienda de ultramarinos como gusta su dueño, Luis Blanco, que se llame.

Elegantemente decorada por los arquitectos de Lugadero, en una tendencia -esa que nuestra revista Gurmé da en llamar «Decorevolution»- que cada vez se repite más en las nuevas aperturas. Salsamento trabaja el concepto ibérico, pero en su sinonimia geográfica: Productos de España y Portugal. Del país vecino sus elegantes conservas lisboetas de José Gurmé, Tricana y Minor, y A Poveira de Oporto. Una delicia de sabor y buen gusto en la presentación. No pueden faltar los chicharrones de Cádiz, de loncheado fino y servidos con unas gotas de buen aceite y sal.

Todo aquí está basado en el detalle. Desde la indumentaria de mandilón de arpillera de los camareros, hasta el papel encerado sobre tabla donde sirven las viandas. Hasta exposiciones de pintura hay en los urinarios. Les recomiendo las minitostas como la sardina macerada sobre base de guacamole o una buena tabla de quesos españoles de cabra payoya o de oveja con boletus; untables como el asturiano sobre unas tiras de pan crujiente que pueden acompañarse de Luis Cañas o Colonias del Galeón de su tintorería. Y de blancos, con el Rueda Martivilli o el gaditano Barbazul.

Muy buena y bien servida carta de generosos de Lustau, amontillados, finos o palo cortado para su buena chacina como su chorizo casero de herradura o sus guisos caseros. Soberbia su Cruzcampo de grifo en vaso de sidra mediado para su tabla de ahumados o sus montaditos de queso de cabra y cebolla caramelizada o lomo al whisky, por ejemplo. No se pierdan su original pizza Salsamento, de queso, mermelada de tomate y canónigos sobre una…torta de Inés Rosales.

Han logrado un ambiente realmente acogedor donde el público se contagia de las buenas formas y mantiene el tono poco estruendoso de sus colores suaves. Todo un descubrimiento al que acudir en soledad o acompañado en estos días de sol y calma.