Nombre Decuchareo´28
Dirección Calle Pedro del Toro, 12 (  )
Horario De lunes a viernes de 8:30 a 16:00. Los jueves abre también por la noche
Teléfono 955671055
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

“Los platos son caseros, sabrosos y contundentes como los que hacían las cocineras de toda la vida”

Por culpa de las primeras compras de Navidad (o en este caso gracias a ellas) descubrimos que el mítico Casa Salva había reabierto, esta vez bajo el nombre de Decuchareo´28. Nos paramos en la puerta y antes de entrar nos dijimos que seguro que habían convertido aquel reducto de la cocina casera y de la tertulia en cualquier modernidad insulsa. Pero la sorpresa es que está prácticamente como lo recordamos. Y, además, con una cocina que mejora aún sobre la de la época anterior de este escondido local a la espalda del museo de Bellas Artes de Sevilla. Y como seña de lo que decimos mantienen un horario sólo de lunes a viernes a mediodía (salvo jueves noche que también abre).

Aquí todo es sencillo, sin pretensiones, al estilo de las tradicionales casas de comida. Y te tratan como si fueras un viejo comensal desde el primer momento. Ahí se unen la amabilidad del propietario con la eficacia y profesionalidad de Juanjo, el camarero que se sabe mejor cada receta que las mismas cocineras. Los platos son caseros, sabrosos y contundentes como los que hacían las cocineras de toda la vida, y por eso hay que que frenarse a la hora de pedir.
Empezamos con unas croquetitas de puchero, con una bechamel suave y un toque a hierbabuena. Auténticas y contenidas, estas sí, de tamaño.

Seguimos con unos garbanzos con menudo de bacalao y setas, potentes de sabor y en el que cada ingrediente habla por sí solo y juntos acababan con el frío del invierno.

Los huevos fritos con chistorra y patatas fritas merecen un punto y aparte, gracias al origen de los huevos y al punto que le dan en cocina a su sabrosa yema. Tras este intermedio ya podemos meterle mano a un codillo, que asan en su jugo, aromático y graso pero sin exceso.

Como no podía ser de otra forma acabamos con una tarta casera de galletas con chocolate y pensando que ya no va a ser tan ingrato bajar de compras a Sevilla. En el punto de mira ya tenemos la cola de toro, las manitas de cerdo rellenas y las albóndigas en salsa thai…¿será por hacer recados?