Nombre El Rincón de Juan
Dirección Avenida Felipe II, 35 (  )
Horario De 06:30 a 20:00
Teléfono 954578945
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

«Un local reducido que tiene el encanto del barrio, la cercanía de la vecindad y una más que interesante cocina»
La popular avenida de Felipe II se ha ido convirtiendo con el paso del tiempo en una de las zonas más concurridas de bares y restaurantes de nivel de Sevilla. Pero yo hoy no me quiero parar en ninguno de sus grandes referentes sino en un minúsculo y escondido bar, El Rincón de Juan. Situado frente por frente del mítico bar Chipi, que en la memoria de los aficionados al tapeo permanece, este pequeño bar nos ofrece sencillas y sorprendentes tapas.

Su dueño, que demuestra más imaginación para elaborar su lista de aperitivos que la que tuvo para nombrar su negocio, atiende con elegancia y discreción un local reducido con barra, interior y veladores en la calle; que tiene el encanto del barrio, la cercanía de la vecindad y una más que interesante cocina. Calabacines rellenos, champiñones con jamón, huevas frescas a la plancha –deliciosas-, mollejitas de cordero, presaensaladilla de verdad, pan de la casa con salmorejo y jamón, montaditos, queso de cabra horneadocarrillada en salsa o langostinos con vieira… Y con un poco más de tiempo -y de hambre- una carnecita a la plancha, trinchada para compartir, con unos cogollos de Tudela con anchoas, o espárragos gratinados pueden ser una solución para una cena diferente a la oferta de la avenida.
Gratos veladores
Tomar una deliciosa tapa de pollo frío en escabeche en unos de sus veladores, con una cerveza helada bien tirada en vaso fino, tiene la gracia además de convertirle en discreto observador del tránsito incesante de usuarios del carril bici –qué pintas llevan algunos con sus maillots ceñidos al tripón y esos indescriptibles cascos- y poder comentar la recién terminada jornada laboral, apurando el último sorbo antes de ver qué le tienen preparado a uno en casa.
Un último aviso: éste es un rincón para venir tranquilos y con esa misma tranquilidad le corresponderán. Tengan paciencia al ser servidos pues, aunque no lo parezca, allí no hay más personal que el que da nombre al sitio. Por contra, Juan tampoco tiene prisa en cerrar y para compensar dejará que su reunión se alargue hasta que las normativas y la educación lo aconsejen. Vale la pena, créanme.