Nombre La Bernarda
Dirección Juan de Mata Carriazo, s/n (  )
Horario De 13.00 a 01.00
Teléfono 955512336
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

La Bernarda, el nuevo establecimiento que ha abierto sus puertas junto al barrio de San Bernardo, (de donde le viene el nombre) muy cerca del puente de los Bomberos, se define a sí mismo como un slow bar, siguiendo un movimiento en restauración en el que se pretende combinar placer y cultura, un lugar al que se va a comer sin prisas, ideal para disfrutar y desconectar.

No soy un experto en este tipo de movimientos, pero digamos que La Bernarda pretende ser un establecimiento de esta moda cultural por su ambiente y por su cocina de producto bien elaborado. Ese es su objetivo, y va por buen camino, pero vayamos por partes.

¿Qué llama la atención en La Bernarda?

Casi le pondremos un diez en ambiente. Han conseguido cambiar un almacén ferroviario en un agradable comedor de estilo vintage y con una vegetación exuberante. El local es amplio, quizás con ciertos problemas de ruidos, pero muy agradable. Especialmente el comedor/reservado que tienen en una planta sótano que recuerda al salón comedor de una casa.

¿El servicio? Pues es quizás uno de los puntos más polémicos. Se hace llamar slow bar pero sorprende la rapidez con la que sirven los platos, y todos a la vez. Es decir, fantásticos para quienes no nos gusta esperar, pero incómodo para quienes prefieren que haya sus tiempos  entre aperitivo, primero y segundo plato. El personal intenta ser amable y diligente, objetivo que consigue en líneas generales.

la-bernarda-slow-bar-sevilla2

El producto, la carta, está dirigida por Cristobal García, que ha pasado por varios fogones entre los que se cuenta alguna estrella Michelin. La oferta se presenta en varios apartados divididos por Abriendo boca, Agua y sal, y Terruño y pasto, además de las Cositas dulces.

La carta de vinos está más que correcta, con una buena selección de caldos y con algunos que rozan la excelencia como El Predicador, La Cueva del Contador, Camins del Priorat o Juan Gil. Para la cerveza inicial, una buena Cruzcampo.

Así son sus platos

Empezamos la degustación con una tapa de ensaladilla al estilo clásico. Sabrosa y acompañada de buen atún. Probamos también un crujiente de gambón y queso muy bien ejecutado y en su punto. Una tapa original y con estilo.

la-bernarda-slow-bar-sevilla4

En la misma línea de tapas originales con sabrosura y buena mano en la cocina estaba el bikini de cola de toro, presentado en un pan parecido al de pita y con forma de triangulo que recordaba al clásico bikini catalán de jamón y queso, aunque en esta ocasión el relleno era de cola de toro. Le acompaña unas patatas asadas en su punto. Una forma distinta de tomar una tapa muy clásica sevillana.

la-bernarda-slow-bar-sevilla3

Bien también el bocadito oriental, es decir, atún con alga de wakame y un huevo de codorniz presentado en un mollete y que fusiona con maestría elementos de la cocina mediterránea con la oriental.

la-bernarda-slow-bar-sevilla5

Y no tan bien las albóndigas de mejillones. Es un plato con un sabor original (las habíamos probado de choco, pero no de mejillones), aunque el resultado final no fue el esperado ya que a nuestro entender son demasiado pastosas y secas, les falta algo de jugosidad. Quizás hubiéramos acertado más con el risotto de setas de temporada o con el steak tartar de solomillo que dejamos para otra ocasión

la-bernarda-slow-bar-sevilla6

Por poner un epílogo resumen a nuestra visita a La Bernarda, pensamos que es un local interesante y recomendable donde se puede pasar un agradable rato disfrutando con la comida y con el entorno. La próxima vez que vaya pediré el comedor de la planta baja. !Es muy tentador!