Nombre La Bodeguita
Dirección Comunidad Valenciana, 7 (  )
Horario De 12:00 a 16:30 y de 20:00 a 00:00. Cierra sábados tardes y domingos.
Teléfono 954940146
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza

«En pocos sitios he encontrado tanta dedicación, pasión y honestidad en lo que hacen como en esta humilde pero dignísima tasquita de barriada»
Sevilla son sus barrios, de acuerdo, pero también son sus bares. En la Barriada Villegas, en la calle Comunidad Valenciana y perpendicular a la avenida Alcalde Manuel del Valle, hay un barrio donde perderse y observar, donde hay gente laboriosa, comercios, fruterías de las de antes con el género a la vista y también buenos bares de tapas, cerveza y charla. Como La Bodeguita. Jose Antonio Ferrer, desde 1985, regenta una cervecería que destila sevillanía por los cuatros costados.
Acogedora, con algunos taburetes en la calle, está literalmente forrada de fotos y recortes de periódicos antiguos que parecen reivindicar desde los arrabales, aquella Sevilla que se fue para siempre: riadas, tranvías, repúblicas…

Su «parroquia» es fiel, algunos solamente saludando reciben por respuesta la cerveza y tapa de rutina, con eso queda todo dicho. Pero, ¿saben lo que más me llama la atención de La Bodeguita?, pues que en pocos sitios he encontrado tanta dedicación, pasión y honestidad en lo que hacen, como en esta humilde pero dignísima tasquita de barriada. Desde su cuidada oferta de tintos, perfectamente servida en copa y temperatura adecuadas, hasta la indumentaria impecable -camisa y mandil- de riguroso negro de Pepe y José Antonio, serios como notarios pero eficientes como cirujanos.
De cortesía
Reciben al cliente con un detalle de cortesía: rodajita de chacina, puñado de altramuces con su sal gorda por encima, panceta… Algo en desuso y que se agradece mientras se hace el cliente con el local y su lista de tapas. Magnífica la Cruzcampo, fría como pocas y tirada con toda su liturgia.
En su carta te encuentras desde variado «laterío» (langostillos, cogote de atún, mejillones, caviar de erizo, etc.), hasta una excelente chacina de la que me quedo con la Salchicha Ibérica. Es una pena que en las tapas frías -huevas, patatas alioli o huevos rellenos- el exceso de mayonesa acabe cansando. Sin embargo es en sus montaditos y en los gratinados con miel donde puede apreciarse la diferencia con que se hacen las cosas en La Bodeguita.
Todo en «armonía»
De morcilla con panceta y un buen tinto o de gambas con alioli –perfectos de tueste y sin aplastar- con una cerveza prodigiosamente servida, son dos opciones para empezar mientras tu mente va asimilando otras combinaciones: paté de oca con mermelada, anchoas -sin espinas- del Cantábrico con pimiento o con leche condensada… una copita de Alfonso y la quesadilla caliente con miel y nueces untada en rebanaditas… siempre en acertada «armonía» que diría algún cursilón.
Los miércoles están introduciendo una atípica oferta de bandejas de «pintxos» de su creación: Atún con guindas, canasta de aguacate, bombón de pistacho… más pistas que dicen mucho y bueno del carácter de su dueño. El lunes cierra y eso sus adeptos no lo llevan nada bien. Si visitan La Bodeguita del Barrio Villegas entenderán el porqué…