Nombre Enrique Becerra
Dirección Gamazo, 2 (  )
Horario De 13:00 a 16:30
Teléfono 954213049
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Aún no han aparecido algunos matrimonios y se buscan a decenas de individuos desaparecidos durante las Navidades en el sevillano triángulo de las Bermudas. Es decir el que marcan sus tres puntos: La Flor del Toranzo, la Bodeguita Antonio Romero y Enrique Becerra y que engloba, por encontrarse en el Área definida, a la Cervecería Internacional, a Casa Moreno, Paco Góngora y La Taberna.

En Navidad -y cada vez más los viernes de todo el año- el buen ambiente que reina en estos escasos 50 metros provoca las desapariciones de incautos que se acercaron a tomar una copita. La combinación de un denso tráfico humano y el tiempo tempestuoso hace posible que algunos se adentren en la zona y se pierdan sin dejar rastro,. Esto era especialmente dramático antes del desarrollo de las telecomunicaciones en el siglo XXI (vulgo, “móviles”)

De todos estos establecimientos el mayor y posiblemente el mejor es Enrique Becerra. En él don Enrique ejerce, siempre a pie de obra, de anfitrión de una de las mejores barras y restaurantes de la ciudad. Es un tabernero cabal sin más aspiraciones que las de dar de comer bien y con la misma amabilidad a propios y extraños (guiris). Cuatro o cinco generaciones marcan las formas y el fondo de una persona que en cualquier otra ciudad de España sería personaje, por su compromiso, por su estar y por su saber estar, por su honestidad, por su generosidad, por su curiosidad, por sus ansias de aprender y de enseñar y por la defensa que hace de la cocina autóctona y del oficio.

Estos días hemos tenido oportunidad de sentarnos a su mesa y también de tapear en la ampliada , aunque incómoda, zona de barra. En esta última como siempre hemos probado los maravillosos flamenquines de espárragos verdes y croquetas de pringá y entre otros favoritos de la casa una deliciosas tapas de tostá de foie con higos , tostá de gulas con ali-oli, y el montadito de morcilla con huevo de codorniz.

En mesa siempre nos tiran los mismos platos que son los que recomendamos: Calamares rellenos a la antigua Cola de Toro Revuelto de Bacalao a la portuguesa o lo que es lo mismo Bacalo Dorado pero mejor hecho y un imprescindible Cordero relleno de espinacas y piñones.

A la hora de pedir el vino de la comida póngase en manos de su propietario que le guiará por conocidos y desconocidos caminos según se atreva.