Nombre Cervecería Marisquería La Mar de Fresquita
Dirección Calle San Eloy, 42 (  )
Horario De 12:00 a 16:00 y de 20:00 a 0:00
Teléfono 955725532
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

Tiene la calle San Eloy malaje con los bares. Es una calle céntrica que podía ser el paraíso de nosotros los #baresquelugares y sin embargo tiene esa mala fama a veces, como veremos ahora, inmerecida. En esta calle peatonal, vertebradora de dos zonas tan diferentes del centro, hay tan malos negocios como buenos, pero no hay término medio. La mayor parte es malo, pero se salva Marta con sus maravillosas paellas en una punta, y el bar del que tratamos y Pando por la otra.

Frente al tradicional y altruista Pando, colaborador de las mil y una tómbolas de hermandades, está el bar del que hoy trataremos: La Mar de Fresquita.

Es La Mar de Fresquita un bar de triplete: es uno de los bares más limpios de Sevilla, es de los que cuida mejor los vinos -incluidos los generosos- y tiene uno de los mejores mariscos de la ciudad. Esas son sus tres características principales.

Podría tener una cuarta, que es la simpatía de su personal, pero no siempre es así, lo estropean los fines de semana con los refuerzos. Cuando están Pedro padre y Pedro hijo todo son buenas caras, pero cuando falta uno de los dos, o los refuerzan, las cosas se tuercen. Se tuercen hasta el extremo de que un cliente habitual me contaba un día, en bajito, que él se asoma a la cristalera de la entrada y en función de a quién vea detrás de la barra, entra o se va al Donald de la calle Canalejas.

Hemos comido sentados en las tristes mesas del fondo y hemos apoyado el codo en la comodísima barra en innumerables ocasiones en estos últimos años, desde que se vinieran de Bormujos. De esto hace ya por lo menos cuatro años, cuando me dio el chivatazo la jefa de una reconocida inmobiliaria sevillana. Con ella y aquí, también descubrí la Papirusa.

Esta marisquería, tiene percebes que cuecen sobre la marcha y que vienen de La Coruña dos veces por semana.

la-mar-de-fresquita1r

Además de los percebes, nunca faltan ostras, cañaillas, quisquillas, gambas, cigalas y langostinos, bocas y patas rusas jugosas y carnosas como deben de ser. Los Pedros tienen muy claro que lo bueno se paga pero se vende, y que lo malo ni se paga ni se vende.

la-mar-de-fresquita4r la-mar-de-fresquita5r la-mar-de-fresquita6r la-mar-de-fresquita7r

Es éste de la calle San Eloy, bar de ensaladilla de gambas, pero no la pidan porque no la tienen. Yo no dejo de preguntar cada vez que vengo, con el sueño de que algún día aparezca el mudito de Palacios Malaver y les de una lección de buen hacer. A ver si se animan y se ponen a hacerla en los ratos libres.

Por lo demás, el taco de atún rojo con salsa de tomate y de mayonesa con soja, siendo de lo más simple de este mundo, ha hecho tocar las palmas con las orejas a más de un comensal, que ha decidido no compartir la tapa ni con su hijo.

la-mar-de-fresquita8r

Como curiosidad, es fácil ver por aquí al vecino, el bueno de Ignacio Vidal, comiendo todo lo que pilla, cuando aparece camino de su negocio de Canalejas. Pensativo como pocos (¿qué pensará ese señor?), generoso como nadie.

Es bar de tertulia. Es bar de barra. Este bar de San Eloy es bar de Sevilla. De los que se merece esta ciudad. Y, además, tiene una de las mejores «pringás» de Sevilla.

¡Volveremos!

la-mar-de-fresquita3r