Nombre Los Cuevas
Dirección Virgen de las Huertas, 1 (  )
Horario De 13:00 a 17:00 y de 20:30 a 00:30
Teléfono 954278042
¿Tiene Cruzcampo? No
Terraza No

La calle donde está situado este restaurante, en el que sirven la mejor verdura de Sevilla, no podía llamarse de otra forma: Virgen de las Huertas, patrona de Lorca y tan vinculada a Murcia, tierra de huertas por excelencia.

Lo que es casualidad por el callejero, se convierte en santo y seña de este establecimiento que hace poco cambió la acera de los pares a la de los impares, del número 2 al 1, para instalarse en la esquina donde estaba el antiguo Áncora …Con esa “mudá” consiguieron un local más ordenadito y un pequeño comedor, aunque, la verdad sea dicha, en poco tiempo desordenaron la barra que entre carteles, pizarras, televisión y máquinas se asemeja más a una de ventas de carreteras que a una de barrio burgués como Los Remedios.

En Los Cuevas hay que empezar siempre por pedir un vasito de gazpacho (2,75 euros), que ya se pueden imaginar aquí como está, para que te vaya acompañando, primero con sus memorables berenjenas fritas (6,00) y enseguida con su plato de tomate (4,00) del Viso, de la huerta de sus propietarios.

Y antes de seguir con su carta nos hemos querido parar en sus famosos revueltos, hoy el de espárragos trigueros y el de calabacín con jamón (9,50 y 9,00 respectivamente) que te transportan directamente al campo por sabores, texturas, corte del calabacín…por todo.

Entramos en sus guisos, para probar una correcta carne con tomate (5,00) seguidas de unas gloriosas albóndigas (5,00), jugosísimas y con papas fritas caseras. Finalmente nos atrevemos con unas croquetas de puchero (8,00), buenísimas, enteras, con un toque distinguido de yerbabuena.

Los Cuevas dan para muchas visitas (hoy no hemos hablado de su arroz con alcachofas, ni de sus costilla y pollo fritos, ni de los boquerones al limón)…. pero en todas encontrarán un servicio atento, un excelente pan de pueblo y algo tan poco habitual en nuestra ciudad como una buena fruta de temporada para rematar la comida.

¡Vivaaaaaa!