Nombre Los Palacios (Pedro Salvador)
Dirección Guadalbullón, 5 (  )
Horario De 8:00 a 23:00
Teléfono 954231913
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

¿Puede una barriada mantener su espíritu mientras su entorno cambia por completo? ¿Es posible mantener el trato cercano y tranquilo que caracteriza a los negocios de barrio?

En Pedro Salvador lo han conseguido y siguen fieles a sus orígenes a pesar de haber quedado en la mitad de un conglomerado de nuevas construcciones residenciales, grandes oficinas y modernas residencias universitarias.

Como fieles siguen las hermanas que regentan este bar de la barriada sevillana de Pedro Salvador, Los Palacios, a las recetas caseras que en su día ofrecía su padre, Domingo Calvo.

¿La clave de Bar Los Palacios?

Domingo era tan querido en este barriada que tiene su propia plaza. Dignas herederas de su carácter cercano y acogedor, Margari y María del Mar, han conseguido que hoy en Los Palacios de Pedro Salvador encontremos a  una genuina clientela formada por los vecinos de toda la vida.

A ellos se unen los ejecutivos de las oficinas colindantes y jóvenes matrimonios con niños de las nuevas zonas residenciales. Y es que si hay algo que define a esta antigua «taberna» de Sevilla es que atienden a todos con una familiar sonrisa.

Estas tertulias tan heterogéneas tienen lugar en un local no menos pintoresco, humilde y sencillo, que nos cuenta su historia a través de sus paredes, con fotos y recortes de periódico enmarcados.

Nos adentramos en el bar

Destacan, entre todos ellos, un cartel antiguo de un licor que «bendice» la zona de la barra y el mueble bar de madera que la recorre de una punta a otra, llena de tantas botellas que dudo del uso de varias de ellas.

Llego a este peculiar rincón de la ciudad porque me han hablado de la carne con tomate de Los Palacios, así que nada más llegar me pido una tapa. Mientras espero me entretengo con una Cruzcampo fresquita y unos altramuces, empezamos bien. Para empezar, un montadito de carne mechada con manteca que se sitúa en las primeras posiciones de mi lista particular de los mejores montaditos de Sevilla.

Llega mi tapa de carne con tomate, acompañada de una cesta con pan de bollo y picos. Sólo por el color y olor del tomate ya sé que eso va estar bueno, lo que no me imaginaba es que iba a tener que contenerme para no acabar con el bollo en la primera tapa, ¡no podía dejar de mojar pan en la salsa! La carne muy buena, sin nervios, en su punto guisada.

los-palacios-0r

los-palacios-2r

los-palacios-3r

Pido a una de las hermanas que me recomiende la tapa estrella de Los Palacios y me dice con una sonrisa sincera que «aquí todo está bueno», a la vez que me cuenta quien de ellas ha preparado cada cosa, cual ha ido la compra, cual ha abierto para los desayunos temprano esta mañana.

Pierdo la cuenta de los platos que me va detallando mientras me embobo con el cariño que le pone al hacerlo. Consigue que todo se te antoje. Pero como me he quedado prendada con el tomate decido darme un capricho con un pisto con huevo «en lo alto», que nada tiene que envidiar a la tapa anterior. Es un pisto contundente, con buenos trozos de verdura que le aportan mucho sabor, a los que le sienta de maravilla la yema que cae. ¿Hay algo más simple y más bueno que un buen huevo frito?

los-palacios-1r

Me tienta una ración de chipirones a la plancha con muy buena pinta que veo a mis vecinos de mesa, pero antes decido probar una tapa de albóndigas con patatas. Estas albóndigas de Los Palacios me recuerdan a las que hacía mi tata cuando éramos pequeños, tiernas y jugosas. Una pena que las patatas que acompañan no sean también caseras.

los-palacios-4r

Como broche de esta vuelta a los orígenes de la cocina tradicional y familiar un suculento san jacobo digno de cualquier ranking de este portal. Bien frito, de filete de carne, jamón serrano y queso que sale a borbotones al partirlo.

los-palacios-5r

Todos los platos de Los Palacios los ponen para llevar y, aunque sea una ordinariez hablar de dinero, todo lo que hemos comido no llega a 20 euros. Me voy con ganas de más, y con la sensación de haber estado antes, y al salir me regalo un tranquilo paseo de barrio por Pedro Salvador.