Nombre Los Rincones del Marqués
Dirección Calle Santiago, 31 (  )
Horario De 7:30 a 23:30
Teléfono 954502075
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

En pleno veranillo de San Miguel de Sevilla, hemos aprovechado un respiro de tanto calor y hemos ido a comernos un potajito del que recientemente me hablaron a Los Rincones del Marqués, en la célebre calle Santiago de la capital hispalense.

Como teníamos miedo de que nos fallara, habíamos preparado una excusa para salir corriendo al cercano restaurante Becerrita a culminar la comida, pero no ha hecho falta. Ni mucho menos. Hemos disfrutado y ¡mucho!

h2>¿Qué tiene Los Rincones del Marqués

En nuestro anterior intento de ir nos encontramos con que justo era la Semana de Cocina de Galeras en Los Rincones del Marqués, pero como mi propio nombre indica, yo soy más de percebes o todo lo más, de cigalas de tronco. Así que dejé las galeras para los fieles.

En Los Rincones del Marqués nos dicen de su cocina «que más que una historia es una forma sana de entender la vida y que refleja la manera de ser, la forma de vivir y la personalidad afable y distinguida del carácter andaluz». Yo no soy poeta, pero seguro que algo de razón tienen, afables somos y distinguidos lo intentamos aunque a muchos nos cuesta.

Nos sentamos muy agusto en un pequeño comedor del restaurante, acogedor y moderno sin ser frío, que para quien no lo conozca está en el hotel Palacio de Villapanés. Lo preside un espejo que lo desdobla, y lo dirige una maitre muy seria, profesional y sonriente en su justa medida, que cuando descubrió mi pasión por el aceite, se encargó de que no me faltara ni un plato para disfrutarlo (Oleoestepa Multivarietal), ni pan (esponjoso, parecía portugués) para empaparlo.

rincon8r

Así es su carta

La carta no es larga, lo que nos gusta y facilita la decisión. De aperitivo de la casa nos ponen unas tostas de tomate y jamón algo insípidas, seguidas de las tapas elegidas por nosotros: una de croquetas fondantes de jamón (6) muy ricas de sabor aunque no tan fondantes ,y una de ensaladilla de langostinos asados a la que para mi gusto le faltaba algo de cremosidad pero rica de sabor y con los ingredientes justos.

r

rincon7r

Lo mejor del Marqués vino con los primeros, tanto la crema de calabacín con parmesano, como los garbanzos pedrosillanos con langostinos estaban deliciosos. La primera muy casera, no sé expresarlo de forma mejor, y suave que contrastaba con la fuerza del parmesano.

Y los garbanzos en su punto de dureza, con cuatro buenos langostinos y una salsa espesa muy sabrosa y en su punto de sal y sabor. Le llamaremos los garbanzos con langostinos de Los Rincones del Marqués, porque desgraciadamente en pocos sitios de Sevilla se pueden comer.

rincon6r

rincon2r

Hay quien no llega a los postres

Mirando de reojo los postres por si llegábamos, pedimos para compartir un lomo de buey asado con patatas gratinadas al romero y acompañado de un plato de patatas fritas «irregulares» (como dice un conocido gastrónomo sevillano). ¡Vamos a ver!: si eres Marqués y éste de la calle Santiago es uno de tus rincones preferidos, no puedes consentir que fallen en tu casa las patatas.

Entiendo que no es rápido freír patatas desde cero en un bar en el que entran y salen 150 comensales en dos horas, pero hoy aquí estábamos cuatro contando con la mesa de al lado. Todo lo anterior lo perdono, pero con las patatas me cuesta transigir.

El maestro Maribona glosaba hace poco los tomates «huevo de toro» con sabor a tomate, piel fina de gran tamaño y vida breve. Le tendremos que pedir el favor de que haga otro homenaje a la patata frita.

¿Habrá algo más rico que un plato de patatas irregulares fritas de verdad, sin cocer previamente? Pues no somos capaces… O no queremos serlo.

A todo esto, el buey de Los Rincones del Marqués no tiene nada que envidiarle a ninguno de los pocos sitios especializados en carnes de nuestra Sevilla. Hecho en el punto que les pedimos y con mucho sabor a carne, acompañado de unas patatas gratinadas más que buenas y de verduras asadas.

rincon3r

Al final no llegamos a los postres, pero en el paseo al parking de Santa Angela, cayó un helaíto de Rayas que remató una buena comida. Si no estuviera en un hotel, Los Rincones del Marques daría que hablar. ¿Por qué seremos tan raros?