Nombre Lumbreras Tapas
Dirección Santa Clara, 65 (  )
Horario De 8.00 a 16.00 y de 20.00 a 00.00. Sábados de 13.30 a 16.00 y de 20.00 a 00.00
Teléfono 660063356
¿Tiene Cruzcampo?
Terraza No

El verano es eso que se nos ha pasado mirando el punto G (Glacial) del botellín de la Cruzcampo a ver si se ponía azul o no. Cualquiera le cogía el punto añil a la etiqueta de marras, más difícil que el otro… Y otro puntazo bueno el de la Botella, pero la alcaldesa madrileña, no la mahou, y su portentoso discurso olímpico. Menos mal que Zoido no ha sido candidato que si no lo vemos loando en inglés por Fregenal el relaxing tapa of boquerones en adobo in the Blanco Cerrillo o the romantic dinner en la calle Gamazo…

Si hay un barrio relajante en la ciudad ése es el de San Lorenzo y dentro, la calle Santa Clara con su soleada y elegante paz conventual. Allí lleva 3 años abierto un moderno establecimiento que rehúye de los arquetipos del moderno bar de tapas. Lumbreras tiene sello propio, perpetrando una cocina-fusión con el marchamo personalísimo de su ollero principal, Santi Gonzalez. De la Barrameda natal apenas le queda el ceceo y la pasión por envinar los guisos. Formado en el Instituto Social de la Marina, ha recorrido infinidad de sitios evolucionando desde el jartible estilo asiático hasta lo inclasificable, todo ello a base de combinar técnica y diversión.

Partiendo de la butifarra de atún (recreo de una receta de El Campero) hasta los chipirones a la sanluqueña con espuma de papa violeta y pasando por el tataky de pato con chutney de mango, las manos de González trajinan los peroles regateando al aburrimiento y lo rutinario.

Estos días estrenan carta otoñal consolidando la sabrosa ensaladilla de jamón y aportando cositas como el flamenquín de pollo y bacon, de suave textura acroquetada, los refrescantes tacos de salmón en soja de cítricos, brócolis y alga crujiente o su arroz cremoso de queso curado y chipirones, éste último y su potaje de butifarra y chipirón, de gran categoría que se dice en el idioma gaditaní.

Tienen Cruzcampo fría como mandan los cánones pero sobre todo una carta de vinos original, desconocida y recetada por uvas de la mano de Juan Contreras. Uvas como la Godella para acompañar una entrante ensalada de pato lacado, Pedro Ximénez para las costillas de ibérico con teriyaki y arroz salvaje o la Tempranillo ecológica granadina -Vertijana- que, para ser un tinto andaluz, no está ni malo y sirve para el lomo de buey trinchado con papas arrugás. Plato, por otro lado, bastante mejorable como la hamburguesita del mismo individuo.

Como curiosidad se han currado una carta de espumosos con 5 o 6 referentes por copas para los amantes del flatito de cava y donde destaca el Recaredo Gran Reserva a 4 euros; perfectos para rematar la faena con un tocinillo de maracuyá y helado de nata y balsámico. También preparan unos magníficos gintonics en copa pelota con más avíos que el ropero de Falete.

No es lugar para tiesos y por lo tanto es mejor venir en compañía de otros que solo, y así compartir carta y factura. Buen provecho.